Pages

 

San Marino a la Bolognesa

0 comentarios
04 de Febrero de 2011

Una vez más estabamos aparcando el coche en el parking de larga estancia de Alicante, Aquacar; esta vez, el tiempo lo teníamos un poco más justo, ya que habíamos salido de trabajar, y directamente nos íbamos al aeropuerto para coger un vuelo con destino Bolonia.
Nuestro vuelo salió puntual a las 17:10; hacía meses y viajes que no salíamos puntuales del aeropuerto Confundido ; llegamos a Bolonia a eso de las 19:15 sin ningun contratiempo; vimos como atardecía desde el avión.



Como no llevábamos maletas facturadas, ya sabeis a estas alturas como funciona la politica de Ryanair en cuanto a facturación y equipaje de mano, nos fuimos directamente a la salida para coger el Aerobus (6€ por trayecto y persona) que nos dejaría en la Estación Central de Bolonia.
En el Aerobus, nuestro primer mosqueo, estamos en la cola, empieza a llenarse y justo cuando nos montamos nos dicen: ¡¡¡no mas gente!!!!!!! Perfecto, estamos dentro Aplausos Aplausos Aplausos Aplausos Aplausos , pero... dos "simpaticas" señoras empiezan a empujar y a meterse, diciendo que llegaban tarde al tren..., pues maja si llegas tarde haberte dado mas prisa, yo que quieres que te diga Doblemente malvado Doblemente malvado Doblemente malvado Doblemente malvado , el caso es que mi pobre costi se pasó la media hora con una barra clavada en la barriga, ya que nos habíamos quedado justo en la puerta, y al cerrar, una barra hidraulica te deja medio aprisionado Chocado Chocado

Yo, que iba como una sardinilla en una lata..., estaba feliz, estaba en Bolonia, de viaje, escapandome del mundo y olvidandome de todo...aunque solo fuese por un fin de semana.

Llegamos a la estación y esperamos en la parada a que pasase el autobus 25 (1,50€ por persona) que nos dejaría en la parada Casoni, justo al lado de nuestro hotel.



El hotel perfectamente, Hotel Fiera, muy limpio, la habitación espaciosa, hasta tenía una cinta para correr Chocado Chocado , que obviamente ni probé. El baño muy bien, todo muy limpio; pasa justo al lado la via del tren, pero nosotros no nos enteramos de nada, yo al menos no lo escuche en toda la noche; lo que si que escuchamos la segunda noche fue un accidente, menudo frenazo y la leche que se dieron... Chocado Chocado







Despues de dejar nuestras maletas en el hotel, nos fuimos hasta el centro; teníamos idea de ir en el autobus, pero cuando vimos los horarios, y vimos que quedaban 25 minutos para que pasase, decidimos ir caminando, y así de paso empezabamos a descubrir esta maravillosa ciudad; tardamos una media hora en llegar al centro; desde el hotel hay 3,5 km.
Llegamos a la Piazza Magiore pasando por la Via Independenza, toda llena de tiendas, a esa hora, por supuesto, estaban todas cerradas, y apenas había gente.
Teníamos mucha hambre así que no nos detuvimos mucho en la Piazza Magiore, despues de cenar ya lo haríamos.
Nos fuimos a cenar a la Tratoria la Mela, en la que cenaríamos tambien al día siguiente; pedimos una pizza cada uno, yo de atun y cebolla (tunna e cipolla) y mi costi 4 quesos (quatro formaggi), dos botellas de agua mas el servicio, nos salió por 22 €. La Tratoria muy recomendable, estuvimos muy agusto, el personal muy amable, y la comida... EXQUISITA!!!! Aplausos Aplausos Aplausos Aplausos Aplausos Aplausos Aplausos







Salimos de cenar, y ahora sí, estuvimos dando una vuelta por el centro de Bolonia, y haciendo fotos.





Estabamos bastante cansados, así que cogimos el autobus en Ugo Bassi y nos fuimos a dormir, al día siguiente nos esperaba un día bastante movidito; ibamos a visitar San Marino, pasando por la ciudad costera de Rímini.



5 de Febrero de 2011

Sonó el despertador a las 6:00 de la mañana, estaba amaneciendo, y el día prometía, nos recibía un sol estupendo y una temperatura aun mejor. Nos arreglamos, acicalamos, y preparamos la mochila para irnos a visitar Rímini y San Marino. Nuestro tren con destino Rímini salía a las 8:36, así que a las 7:00 bajamos a desayunar en el hotel; el desayuno perfecto, muchos tipos de bollos italianos, galletas, embutidos, zumos, cafe, pan... para nosotros nos sobraba. Tras nuestro desayuno, como todavía era temprano, decidimos ir caminando hacia la estación.
Hicimos el mismo recorrido que la noche anterior.



Llegamos a la estación y ... nuestro tren está retrasado media hora Doblemente malvado , bueno no pasa nada, es muy temprano, así que ¡¡¡no problem!!!!





A las 9:05 estabamos montados en el tren que nos llevaría a Rímini, y tras un entretenido viaje, viendo los paisajes italianos, en 1 hora y 20 minutos llegamos a Rímini.



Rímini es una ciudad poco o nada turistica, es pequeña, y se recorre facilmente en una mañana. A nosotros nos servía de enlace con San Marino, pero decidimos quedarnos allí por la mañana, ya que San Marino no lleva mas de medio día.
Fue todo un acierto quedarnos, comenzamos a caminar desde la estación en dirección al puerto, por la Via Roma, llegamos y nos encontramos con la Porta Galiana, el puerto con los barquitos, y el antiguo Puente de Tiberio.







Desde aquí nos dirigimos a la Piazza Malatesta, donde nos encontramos con un mercadillo, en el que compramos algunas monedas antiguas y un mantel muy mono con una receta de como preparar una piadina. Mr. Green Mr. Green



Salimos del mercadillo, y por la Via Francesco Bonsi, llegamos a la Via Garibaldi, que es peatonal y está llena de tiendas y cafeterías.





Esta calle desemboca en la Piazza Tre Martiri, donde se encuentra el Templo cristiano en honor a San Antonio de Padua, es una iglesia redonda, muy peculiar y que en su entrada se encuentra una pequeña capilla.











Seguimos caminando por la Via 4 Novembre, donde nos encontramos con el Templo Malatestriano, que es la catedral de Rímini.







Cuando salimos, seguimos caminando en busca del anfiteatro romano, y por el camino nos metimos en un mercado central, con muchos puestos de comida, los puestos de queso tenían una pinta... Aplausos Aplausos Aplausos Aplausos





Se acercaba la hora de ir hacia la estación, ya que nuestro autobus salía a las 13:10 para ir a San Marino. Llegamos a la estación a traves de la Via Roma, comimos algo en un Burguer King que hay en la estación y nos fuimos a disfrutar de la tarde a San Marino.

Llegamos a San Marino casi una hora despues, a las 14:00, y estaba todo nevado, comenzamos a ver nieve en la parte baja de la ciudad, pero al llegar arriba..., había nevado muchisimo y estaba todo precioso.







Subimos un ascensor que hay en el aparcamiento de los autobuses, y te deja en la puerta de entrada. Entras y te da la sensación de entrar a una antigua ciudad medieval, comenzamos a caminar por sus calles estrechas, llenas de tiendas, y nos dirigimos hacia la zona del funicular que conecta San Marino con Borgo Maggiore.









Desde este punto, las vistas son alucinantes, estuvimos allí un rato, haciendo fotos de todo lo que se veía, se llegaba a ver Rímini y el mar Adriático a lo lejos, estaba precioso.







Seguimos subiendo las cuestas de las calles de San Marino, y llegamos a la Basílica de San Marino. Accedimos a su interior y había cantando un coro, hizo nuestra visita muy amena Aplausos Aplausos







Desde aquí empezamos a oir el disparar de cañones, y es que cada cierto tiempo hacen estallar los cañones, que como estés cerca te deja medio sordo. Confundido ; por el camino ibamos escuchando los cañones hasta que llegamos a la zona donde se comienza el recorrido de las 3 torres de San Marino.



Llegamos a la primera torre, compramos la entrada para la primera y la segunda torre, 4,50 € por persona; al entrar te encuentras una capilla a la izquierda y estaba todo nevado, así que aproveché para escribir en la nieve Amistad Amistad , subimos a la zona de las almenas y las vistas de la segunda torre, y de toda la ciudad, son impresionantes.











Seguimos subiendo a la parte mas alta de la torre, entramos en la torre, y había unas escaleras super empinadas..., comencé a subir, y hasta ahí bien, lo malo fue cuando ya estaba arriba y me dí cuenta que había que bajar por el mismo sito, reconozco que lo pasé super mal, porque eso estaba super alto y muy empinado.







Salimos de la primera torre, y nos dirigimos por el camino a la segunda torre.



Llegamos y al entrar lo primero que te encuentras es el museo de armaduras y armas, está todo muy bien cuidado, y desde allí también hay unas vistas alucinantes.







Al salir de la segunda torre, se puede ir hasta la tercera torre, aunque en esta no se puede entrar, lo malo es que el camino que te lleva a la tercera estaba todo nevado y era imposible caminar por allí.



Como no podíamos ir a la tercera torre, nos dirigimos otra vez hacia el centro de la ciudad, donde compramos algunos recuerdos, y nos fuimos al aparcamiento de los autobuses donde vimos un precioso atardecer, justo antes de coger nuestro autobus a las 18:00, que nos llevaría a Rímini, donde cogeríamos el tren de vuelta a Bolonia.









Llegamos a Bolonia a las 20:30 y nos dirigimos a la Piazza Maggiore para ir a cenar al mismo sitio que la noche anterior, Trattoria la Mela, esa noche cenamos una pizza 4 formaggi mi costi, y yo unos tagliatelles a la bolognesa, una botella de agua, un café y una tarta de nueces; todo esto mas el servicio por 29 euros.









Con la barriga llena, nos fuimos a dar una pequeña vuelta, y volvímos al hotel cogiendo el autobus en Ugo Bassi, ya que estabamos reventados del día que habíamos tenído, y ademas, al día siguiente teníamos que recorrer Bolonia.











6 de Febrero de 2011.

El despertador, por algun motivo, no sonó; pero no pasa nada, estoy de viaje, y tengo un buen reloj biológico, que cuando estoy de viaje no me deja dormir mas allá de las 7 de la mañana. Así que nos despertamos con un maravilloso sol, nos arreglamos, nos ponemos a terminar las maletas y bajamos a desayunar. Tras el desayuno, nos disponemos a dejar las maletas en la consigna del hotel (previamente había preguntado si tenían consigna y me dijeron que sí) para poder ir a ver la ciudad con tranquilidad, y cuando hacemos el check out, el recepcionista nos dice que las maletas se dejan ahí mismo, en recepción, a la vista de todo el mundo... Confundido ...
Como la idea no nos gustó mucho, y no me convencía dejar eso ahí a la vista de todos, preferí cargar con las maletas por toda Bolonia..., así que con las maletas a cuestas toda la mañana. Doblemente malvado



Cogimos el autobus 25 que nos dejó en Ugo Bassi, y desde ahí comenzamos nuestro itinerario para ver Bolonia.



Llegamos a la Piazza del Nettuno donde vimos la Fontana del Nettuno, que llevabamos dos días viendo de noche; el Palazzo Comunale y el Palazzio del Podestá.







Al lado de esta Piazza está la Piazza Magiore, donde se encuentra la iglesia de San Petronio, es muy grande, la pena es que la fachada estaba de reformas, y dentro no se pueden hacer fotos.



Desde aquí, nos metimos por unas callejuelas que nos llevaron al Palazzo della Mercanzia.



Al lado están las dos torres de Bolonia, la torre degli Asinelli y della Garisenda; solo se puede subir a la primera torre, que es la mas alta, nosotros no pudimos subir por culpa de las maletas Doblemente malvado , me quedé con las ganas, pero tambien es una buena excusa, como siempre, para volver Guiño .
La segunda torre, está bastante inclinada, y eso se ve bien en la base de la torre.





Al lado de las torres, se encuentra la Iglesia de San Bartolomeo, me gustó muchisimo por dentro, había tan poquita gente que pudimos disfrutar tranquilamente de la iglesia, y dejar un rato las maletas en un rinconcito. Guiño





Salimos de la iglesia, y nos fuimos por la Via Santo Stefano para ver la iglesia que lleva su mismo nombre.







Desde aquí teníamos intención de ir a San Domenico, pero por el camino nos encontramos "escondida" la Iglesia de San Giovanni in Monte.





Continuamos nuestro camino, hasta llegar a San Domenico, donde estuvimos un rato descansando frente a la iglesia y luego estuvimos viendo su interior.







Despues de toda esta vuelta, volvimos al centro de Bolonia, mi costi estaba un poco chungo, y es que estaba incubando una gripe de tres pares Confundido , así que como estaba algo cansado y se encontraba mal, nos fuimos a tomar algo al McDonalds que hay enfrente de la Piazza del Nettuno; allí nos sentamos un rato, mientras nos daba un sol riquisimo.



Despues de estar un ratillo sentados allí, seguimos caminando por la Via Independenza, y llegamos a un parque en el que nos relajamos un buen rato, el parque en cuestión es el Giardino della Montagnola.









Tras nuestro relax y haber visto Bolonia, nos fuimos a coger el Aerobus que nos llevaría al aeropuerto.



A las 19:45 salió nuestro vuelo puntual, y llegamos a nuestro destino a las 21:45, cogimos nuestro coche, y a las 23:00 ya estabamos en casa, despues de haber pasado un fin de semana alucinante, descubriendo 3 ciudades maravillosas, que han dejado en nuestras retinas imagenes preciosas, y un muy buen sabor de boca. Guiño





Paz y Amor. Babysapito.

Postamigo


Bolonia de Viajes y Vivencias

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios