Pages

 

Escapada a Oporto

2 comentarios
Día 1. 28 de Julio de 2011.

Justo antes de comenzar nuestras vacaciones, decidimos que queríamos hacer una mini escapada a Oporto, ya que se encontraba a 300 Km de donde ibamos a estar durante nuestros días de descanso.
Así que reservé una noche de hotel, esta vez para 3 personas, nos ibamos David, su madre Tina y yo.
Salimos el Jueves 28 de Julio a eso de las 5:30 de la mañana, para llegar bien temprano a Oporto, nuestra sorpresa fue que cuando pasamos la zona de Bragança y comenzó la IP4, que están arreglando y no lo sabíamos, así que nos comimos unos 250 Km de obras que se nos hicieron eteeeeeeeeeeeeeeeeeernos. La vuelta ya os contaré, pero la hicimos por otro sitio.
Finalmente, llegamos a Oporto a las 10 de la mañana hora española, las 9 en Oporto.
El hotel elegido fue el Ibis Porto Sao Joao, 62 euros la noche en habitación triple, el parking no nos lo cobraron, es gratuito y está en el recinto del hotel y es descubierto. La verdad que el hotel fue un acierto, tiene una parada de metro (IPO) justo en la puerta y un centro comercial que usaríamos al día siguiente para desayunar.





Como todavía no podíamos hacer el Check In dejamos las cosas en el coche y nos fuimos a coger el metro para comenzar nuestro recorrido.
Al llegar al metro nos acercamos a la maquina expendedora a comprar el billete, y vemos que solo está la opción de Recargar, le pregunto a una mujer y me dice que tenemos que sacar una tarjeta e ir recargandola... Chocado , total que ni en la maquina de nuestro anden ni en el del anden contrario estaba la opción, así que nos tocó ir andando hasta la parada de Hospital Sao Joao para sacar nuestra tarjeta.
Pagamos 0,50 por la tarjeta y un euro por viaje en metro.



Nos fuimos en el metro, la linea amarilla D, hasta Aliados, donde se encuentra el Ayuntamiento de Oporto. Nada mas salir del metro nos lo encontramos y me encantó, nos hicimos unas cuantas fotos y bajamos toda la Avenida dos Aliados.







Llegamos a la Praça de Liberdade, donde se encuentra la Estatua de Dom Pedro IV, y desde aquí nos dirigimos por la Rua dos Clérigos hasta la Iglesia y la Torre que llevan su nombre. Aquí ya empezamos a notar las cuestas de Oporto... Confundido





Llegamos a la Iglesia y Torre dos Clerigos, entramos primero en la Iglesia que es gratuita, nos gustó mucho, sobretodo la zona del altar.





Salimos de la iglesia, que se comunica internamente con la entrada de la Torre, pagamos los 2 euros de entrada, y comenzamos a subir los 76 metros de altura.
La verdad es que despues de haber subido tantos escalones en nuestros viajes, y algunos tan deteriorados, he de decir que estos no estaban nada mal, el espacio no es que fuese lo mejor, pero al menos se podía subir bien, aunque con el calor que hacía costaba el triple.
Tras 225 escalones, llegamos al punto mas alto de la subida, y...¡¡¡MENUDAS VISTAS!!!
El día estaba despejado, y se veía todo genial, el río, el mar, las casas, las cuestas..., estuvimos allí un rato hasta que decidimos bajar.







Una vez abajo, queríamos ir a ver la Librería Lillo e Irmao, pero primero decidimos ir a comer, vimos una confitería que tenía en su escaparate de todos, bocadillos a 1 euros, sandwich, bacalao...; así que entramos, nos sentamos y pedimos 1 sandwich de atun completo, 3 bocadillos tipo pulgitas de empanado de cerdo, 3 cocacolas y 2 cafes por 12,60 euros.



Tras la comida, preguntamos donde encontrar la librería, un muchacho nos indicó perfectamente y llegamos allí, está prohibido hacer fotos y video, nosotros conseguimos alguna foto, no muy decente ya que están vigilando constantemente. La librería, para el que no lo sepa, es del año 1881, aunque el edificio actual fue inaugurado en 1906, y fue considerada la tercera librería mas bonita del mundo. La escena de la libreria en la pelicula La Camara de los Secretos de Harry Potter, fue rodada allí.





Salimos y bajamos caminando toda la Rua dos Clérigos hasta la Iglesia Santo Antonio dos Congregados, ahí empezó a sorprendernos la de azulejos que se usa en las fachadas de Oporto, en la mayoría de Iglesias ya vereis que se utilizan mucho y en los edificios antiguos tambien, a mi me gustó muchisimo.





De aquí nos fuimos a la Estación de Tren Sao Bento, su interior es precioso, todo de azulejos pintado, representando diferentes escenas. El techo con las inscipciones del río Miño y el Duero, su reloj, su billetería antigua...







Al salir, el sol abrasaba, y nos tocaba ir hasta la Sé de Porto, es decir, la Catedral, menuda cuesta hasta allí, pero al llegar, la catedral todavía estaba cerrada, así que aprovechamos para hacernos fotos con esas vistas maravillosas de la ciudad, y para sentarnos un rato a descansar en la sombra.






Tras el descanso, y ya con la catedral abierta, nos fuimos a ver la fachada, que me recordó a la Iglesia de San Pedro de Zamora por su rosetón, y accedimos a su interior.





Al salir, nos fuimos en dirección a la Iglesia San Lorenzo dos Grilos. Para llegar allí, callejeamos, subimos y bajamos cuestas y descubrimos rincones maravillos.







La zona de Dos Grilos estaba en obras, nosotros entramos a su interior, allí encontré un libro de visitas, y una vez más, me acordé de mis viajeros.







Continuamos nuestro camino, para llegar hasta la zona de la Riviera, bajamos por una callecita que da a la Rua de Sao Joao Novo, en la que encontramos un restaurante muy pequeñito y que tenía buena pinta, cogimos una tarjeta y lo dejamos en nuestra nota mental de posibles sitios para cenar.



En la Rua Sao Joao Novo paramos para comprar una botella de agua y un batido, porque hacía un calor de infarto. Me encantó toda esa zona de la Riviera.





Paseamos por allí hasta llegar al Puente de Don Luiz, pudimos ver como la gente se bañaba en el río Duero, y lo que mas nos sorprendió fue como los muchachos se tiraban desde el puente al río. Estuvimos viendo un rato el espectaculo de los saltos, y decidimos cruzar al otro lado.







Llegamos a la otra orilla, donde se encuentran las bodegas del vino de Oporto, por falta de tiempo no entramos a ninguna, pero nos encantó la vista que hay desde esa orilla y todos los barcos de las bodegas con los barriles.





Llegamos hasta el Funicular de Gaia, y de ahí nos metimos por callejuelas para poder subir hasta el Jardim do Morro, donde cogeríamos el metro hasta el hotel para hacer el Chek In.





El camino se nos hizo bastante duro, ya que son cuestas y hacía mucho calor, pero llegamos y las vistas y el parque que hay era precioso.



Cogimos nuestro metro, cruzamos el Puente D. Luiz y poco a poco fuimos llegando hasta nuestra parada IPO. Hicimos la entrada en el hotel, nos pegamos una ducha, descansamos un poco y nos fuimos hasta la estación Sao Bento.
Desde aquí bajamos por la Rua de Mousinho da Silveira, ibamos viendo todos los edificios con sus fachadas de azulejos, y encontramos una tienda muy curiosa de cosas artesanales hechas con azulejos.





Llegamos hasta el edifico de la Bolsa, donde hay un parque muy bonito.





Frente al parque está la Iglesia de San Nicolau, una vez mas su fachada llena de azulejos azules, y un interior muy bonito.





Justo enfrente de esta ilgesia, y al lado de la Bolsa, se encuentra la Iglesia de San Francisco, que para nuestra desgracia estaba cerrada, pero pudimos subir hasta su fachada y disfrutar desde allí de las vistas del río.







Bajamos y nos fuimos caminando por toda la rivera, disfrutamos de un maravilloso atardecer, y paseando hicimos hambre para irnos a cenar.







Nos fuimos al restaurante Porto a Noite, que es el que habíamos visto por la tarde. Cenamos 3 menus de noche por 18 euros los 3, compuestos por una crema de verduras, un pato a elegir, que en este caso fue pollo al horno con ensalada, arroz y patatas fritas, pan y bebida. Cenamos muy bien.



Antes de irnos al hotel, queríamos disfrutar de la zona de la rivera, así que nos fuimos y estuvimos un buen rato haciendo fotos, cruzamos el puente y disfrutamos del ambiente de Oporto por la noche.





Para volver al hotel, cogimos el funicular desde Ribeira hasta Baltaha, para evitar subir la cuesta y de allí cogimos el metro en la estación Sao Bento hasta nuestro hotel. El día había sido super intenso y estabamos muy cansados. Así que nos dimos una ducha y a dormir.

Día 2. 29 de Julio de 2011.

Nos levantamos temprano, recogimos nuestras cosas del hotel, hicimos el Check out y dejamos las maletas en el coche.
Bajamos a desayunar al McDonalds que hay en el Centro Comercial, donde está el Ibis, hay un ascensor que conecta directamente.
Tras el desayuno, cogimos nuestras tarjetas de transporte, le pusimos un viaje (que dura 1 hora), y nos fuimos a la Casa de la Musica, para llegar allí, fuimos hasta Trinidade en la línea Amarilla D, y enlazamos con cualquiera de las otras lineas, A-B-C-E-F, que nos llevaba directamente a la parada Casa da Musica. Al salir del metro ya se divisaba el edificio.



Fuimos caminando hasta allí, no entramos, lo vimos solo por fuera, contrasta muchisimo con todo lo que habíamos visto de Oporto.



Al lado de la Casa de la Musica se encuentra la Primera Iglesia Bautista de Oporto, el Tabernaculo Baptista.



Enfrente, nos encontramos con la Praça Mousinho de Albuquerque, en la que encontramos el Monumento a los héroes de la Guerra Peninsular.







Continuamos nuestro camino por la Avenida da Boavista, ya divisabamos desde allí las cuestas que se dirigen al centro, y segun ibamos caminando, vimos a mano izquierda un jardin muy bonito y muy cuidado, así que fuimos a verlo para hacer unas fotos, y casualmente encontramos que era la entrada de una parada de metro, Carolina Michaells, así que nos metimos, ticamos la tarjeta del metro, y como no había pasado una hora desde que la habíamos ticado, nos metimos en el metro.





Fuimos directamente hasta la parada Bolhao, al bajar del metro encontramos toda la zona llena de tiendas, un centro comercial, y mucha gente. Allí encontramos la Capela das Almas, una vez mas, su fachada llena de azulejos azules, y un interior curioso, tambien estaba lleno de azulejos.









Al salir, era la hora de comer, así que nos metimos en una Confitería y por 13,60 € pedimos: David, una Francesinha completa, típica de Oporto, que es un sandwich con embutidos, filete de ternera, queso, por encima mas queso como gratinado, una salasa picante, huevo frito y patatas fritas; estaba buenisima; Tina un filete de cerdo con patatas y arroz; yo, una hamburguesa en plato con patatas y arroz; bebida y café. Estaba todo buenisimo y, súper bien de precio.



Al lado de la Confitería encontramos una tienda, que mantenía la fachada antigua, y allí entramos para comprar Vino de Oporto.
Ya era hora de volver al hotel, recoger el coche y marcharnos, así que nos fuimos caminando hasta el metro Aliados, donde llegamos el primer día. Cogimos el metro hasta IPO, recogimos nuestro coche y dejamos atras Oporto. Para la vuelta, ya que la carretera de ida fue tan mala por las obras, decidimos coger la A20 hasta Aveiro, y desde allí la A25 que entra por Ciudad Rodrigo, desde allí a Salamanca, y ya de vuelta a Bermillo de Sayago.
Al salir de Oporto, nos despedimos con una imagen preciosa del Puente de D. Luiz con la Rivera del Duero y una preciosa estampa de Porto.


Paz y Amor. Babysapito.


Postamigo

Bodegas en Vila Nova de Gaia de Vero4travel 

Oporto de Diario de viaje de Kiana

2 comentarios:

Arantxa dijo...

Me ha encantado el post de Oporto, y me ha inspirado para mi viaje allí que empieza el lunes!!!!

Sigue viajando y disfrutando, un saludito
Arantxa
http://sinadasnoteahogas.blogspot.com.es/

Anónimo dijo...

SUGESTÃO DE VIAGEM: VIAJAR DE CARRO POR PORTUGAL E CONHECER O MELHOR LOCAL DE FÉRIAS NO MUNDO, A QUINTA DOM JOSÉ, TURISMO RURAL NO CENTRO DO MINHO, A REGIÃO COM MAIS HISTÓRIA NO NORTE DE PORTUGAL. (NO CAMINHO DE SANTIAGO)
Já imaginou uma quinta onde acorda com os pássaros a cantar, onde se vê vales verdes sem fim, onde se respira ar puro, onde a água dos riachos é cristalina, onde se pode praticar ténis, futebol, basquetebol, badminton, natação, paintball, escalada, canoagem, matraquilhos, snooker, entre outras diversões e por fim ainda se pode fazer uma festa com os amigos numa churrasqueira ou na nossa cozinha tradicional com sala para 20 pessoas, já imaginou isto tudo num só local? Isto tudo é possível na Quinta Dom José – Turismo rural no centro do Minho com 7 quartos e 1 apartamento com casa banho privativa. Fica a 5km de Braga, 15km de Guimarães, 50km de Porto (Lage, Vila Verde). Venha sentir-se em casa enquanto está de férias na Quinta Dom José.

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios