Pages

 

Escondidos en... Bélgica

8 comentarios
05 de Agosto de 2010

La noche anterior decidimos ir a dormir a Madrid ya que nuestro vuelo salía con destino Bruselas Charleroi a las 7:20 de la mañana, y no queríamos que nos pasase como en Londres, que despues de toda la noche sin dormir llegamos allí reventados; así que la noche del 4 de Agosto la pasamos en el Ibis Barajas, el hotel está muy bien y para ir al aeropuerto muy bien ubicado. El coche lo dejamos temprano por la mañana en el parking de larga estancia de Madrid Barajas, y con un minibus nos dejaron en la T1, desde donde saldría nuestro vuelo.

El vuelo fue genial, nada en especial que destacar... bueno sí, lo olvidaba, el tema de los controladores aereos, 45 minutos de retraso dentro del avion hasta que podemos despegar, por lo demas todo igual que siempre: despegue, venta de comida, bebida, regalos, cigarrillos sin humo, rasca y gana....
Llegamos a Bruselas a las 9:50, aunque llegamos con retraso no fue nada del otro mundo, inmortalizamos nuestra llegada al aeropuerto y nos fuimos directos a coger el Bus A que nos llevaría a Charleroi Sud.




Llegados a Charleroi cogimos nuestras Go Pass que usaríamos en dias posteriores, y nos fuimos a Bruselas. Cuando llegamos a Bruselas nos dimos cuenta que estabamos al ladito del hotel, y el hotel a su vez al lado de la Grand Place, un sitio perfecto, para llegar al hotel pasamos por la plaza España, una plaza con poca gente y que lo unico que hay es una estatua de Don Quijote y Sancho Panza.





Del hotel deciros que genial, 100 % recomendable, hotel Madeleine 2 estrellas, habitación triple numero 243, limpia, agradable, todos los dias pasaba el servicio de limpieza y nos hacian la cama, desayuno incluido, que he de decir que para lo que yo desayuno en mi casa, eso estaba de lujo: cafe, leche, zumos, jamon y queso, pan de 4 clases, mermeladas, cereales, nocilla, mantequilla..., vamos que estaba muy bien. El precio para 3 personas 4 noches 340 euros; creo que está bastante bien, y sobretodo la ubicacion INMEJORABLE.


Dejamos nuestras maletas en la consigna del hotel, ya que hasta las 3 no se podía hacer el check in, y nos fuimos a comenzar a tantear la zona y ver cosillas, lo primero fue comer ya que traiamos un hambre..., y como no yo tenía que probar las patatas fritas, así que fuimos a un sitio de patas fritas, que los siguientes dias se convertiria en mi favorito y donde comimos varias veces.





Una vez con nuestra barriguita llena nos dirigimos hacia la Grand Place, que os puedo decir que no se haya dicho, simplemente puedo decir que lo que pense al verla fue IMPRESIONANTE. Por la zona hay muchisimas tiendas de chocolate y dulces... todo tenia una pinta....









De aqui nos fuimos a ver el Manneken Pis, que esa dia estaba desnudito, pero el cartel donde se anuncia cuando lo visten nos informaba que el día 9 de Agosto estaría vestido así que lo apuntamos en nuestra agenda mental para ir a verlo el ultimo dia de nuestra estancia.


Manneken Pis

Seguimos caminando por las calles de Bruselas, nos encontramos varios murales en las fachadas pintados con motivos de comic, muy curioso, y mientras regresabamos hacia la Grand Place para ir a ver la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula nos cayó una... tuvimos que esperar unos 5 minutos debajo de un toldo hasta que paró la lluvia y pudimos tomar rumbo hasta la Catedral.





De camino a la catedral encontramos dos cosas: la primera una concha del camino de Santiago, que por supuesto fotografiamos; y la segunda un puesto de Gofres, donde paramos para probar esa maravilla belga.
Mientras nos comiamos esa delicia llegamos a la Catedral, que he de decir que es preciosa; y otra vez comenzó a llover, así que esperamos hasta que dio un poco de tregua y llegamos al hotel para hacer el check in.









Cuando hicimos el check in nos fuimos hacia la zona de la Bolsa, donde vimos el edifico de la Bolsa y la Iglesia que está justo en frente de la cual ahora mismo no recuerdo el nombre; de aquí fuimos a ver la Torre Negra y la Iglesia de Santa Catherine, muy sucia y negra por fuera; de aqui fuimos rumbo al metro De Brouckere y cogimos una Carte Groupe por 10 euros, nos servía para todos los viajes de ese día.









La primera parada del metro fue Porte de Hall para ver el castillo por fuera, y dar una vuelta por la zona ya que había una feria de estas de cacharritos que yo hacía mucho que no veía jajaja, esos cacharros me dan mucho miedo, estuvimos viendo la altura que cogían, que yuyu; de aqui volvimos al metro hasta la parada Simonis para ir a ver la Basilica del Sagrado Corazon, vimos el inmendo parque que hay frente a ella, realmente preciosos; y volvimos al metro hasta Heizel para ir a ver el Atomium, nuestra idea era ver la Mini Europa, pero al llegar estaban cerrando, así que fuimos caminando hacia el Atomium e hicimos unas cuantas fotos; el ultimo día aprovechariamos para ir a ver la Mini Europa y el Atomium por dentro.









Volvimos al centro de Bruselas y nos fuimos a duchar y arreglarnos al hotel para salir a cenar y hacer unas cuantas fotos nocturnas; quisimos cenar en un Italiano al lado del hotel que tenía muy buena pinta, pero la cocina ya estaba cerrada :-?, decepción, pero bueno terminaría cenando allí 2 días mas tarde; finalmente cenamos en un Griego, personalmente me encantó, pedí una pita que llevaba cebolla muy picadita, pepino y carne de ternera, muy rica; a mis queridos acompañantes no les gustó tanto; David esperaba un kebap como el de aqui y el suyo era carne con un queso tipo requeson; la cena nos costó 6 euros por persona.









Tras la cena, las fotos y el reventón de día nos fuimos a dormir, mañana el despertador sonaría temprano para ir a la ansiada por todos Brujas...
06 de Agosto de 2010

Segundo día en Bélgica, nuestro despertador suena a las 6:30 de la mañana; para variar en los viajes, soy la primera en despertar, una duchita y desperto al resto de viajeros; a las 7:10 estamos tomando nuestro primer desayuno en el hote, que como comenté en la primera etapa, estuvo genial.

A las 7:45 estamos caminando hacia la estación para poder coger el tren a Brujas de las 8:00. Nuestra primera anecdota viene cuando nos montamos en el tren, ni darnos cuenta que nos habíamos metido en primera clase, y todo tan silencioso, unos butacones..., nosotros elogiando el transporte de Bélgica y diciendo que menudos trenes..., cuando derrepente viene el revisor y nos pide los ticket, le saco las Go Pass correctamente rellenas y despues de ticarlas nos dice que estamos en primera clase y que los billetes son de segunda... Ojos que se mueven , ya deciamos nosotros que eso estaba todo muy tapizado el suelo; total que nos vamos a segunda, que he de decir que no está nada mal, pero ya teniamos anecdota para ir riendonos el resto de viaje hasta Brujas.



Llegamos a Brujas a las 9:02, puntualidad. Lo primero que nos encontramos nada mas salir de la estación es el impresionante parking de bicicletas..., me quedé con la boca abierta al ver tantisimas bicicletas, y es que luego comprendí que allí las bicicletas se cuentan por cientos y cientos, y que casi todo el mundo va en bicicleta.




Comenzamos a caminar y lo primero que hicimos fue ir por el Minewaterpark caminando tranquilamente, se respiraba una paz impresionante, no había nadie, ni turistas ni gente del lugar, en ese momento estabamos solo nosotros. Proseguimos nuestro camino hasta encontrarnos con el Beaterio de Brujas, un sitio totalmente silencioso y lleno de paz; apenas había gente, un par de turistas como nosotros haciendo fotos. Lo recorrimos por dentro, entramos por la primera entrada y salimos por la del museo del Beaterio, allí fue cuando vi el primer canal con sus patitos y sus cisnes, una estampa preciosa.











Seguimos caminando para dirigirnos hacia el embarcadero Dijver, para dar un paseo por los canales. Pasamos por el Hospital de San Juan, y continuamos nuestro camino hasta dar con el embarcadero, pagamos los 6,90 € para el recorrido de 40 minutos, esperamos unos 10 minutos y nos montamos en la barca. El paseo fue precioso, me gustó muchisimo ver Brujas desde esa perspectiva, ademas, el día acompañaba, había sol y nubes, no hacía frio y no nos llovió.











Cuando terminamos nuestro paseo en barca, nos dirigimos hacia la Catedral, lo que me sorprendió de Brujas es que a pesar que yo pensaba que las distancias iban a ser mayores todo estaba relativamente cerca, salvo la zona de los molinos y la salida hacia Damme.
Entramos en la catedral y la vimos por dentro, en todas las catedrales e iglesias de Bélgica, he podido observar los altares de madera tallada, preciosos.





Una vez visitada la Catedral nos dirigimos hacia la Grote Markt para subir a la Torre Belfort, esperamos una media hora de cola para subir, no había mucha gente. En la entrada se anunciaba que la mitad de la vista de arriba estaba cerrada por obras, así que nos daban una entrada gratuita para otro museo de Brujas. Personalmente, y despues de haber subido al día siguiente a la Torre de San Romualdo de Malinas, las medio vistas de la Torre Belfort no me gustaron tanto, el caso es que yo pensaba que arriba iba a estar todo descubierto, y no es así, cuando llegas arriba, con el reventon de los escalones estrechos, te encuentras que la vista está tapada por un enrrejado, y claro eso yo no me lo esperaba, pero bueno, supimos disfrutar de las vistas desde allí arriba; y a la hora de bajar vino mi odisea, la subida muy bien, pero la bajada, menudo vertigo..., cada vez se me hacían mas estrechos los escalones... cuando por fin toque tierra respiré y admiré desde la plaza donde habíamos subido.









De aquí nos fuimos a comer, y comimos allí mismo en un Quick en la Plaza Central, tras la comida comenzamos a caminar hacia los molinos para verlos de cerca y ademas, queríamos alquilar una bici. Cuando llegamos a la zona de los molinos comencé a buscar un sitio que alquilasen bicis, pero por la zona no encontré nada, le preguntamos a una pareja de españoles que iba en bici que donde las habían alquilado, como me temía... al lado de la Torre Belfort Confundido Chocado , bueno pues nada nos tocó deshacer nuestros pasos para llegar, otra vez, a la Grote Markt. Esta vez el camino lo hicimos diferente y pasamos por unas callecitas preciosas llenas de casitas, y alejada de los turistas. Por allí se encontraba un museo, no sabíamos muy bien de que era, pero como teniamos la entrada gratis decidimos entrar; resultó ser un museo que enseñaba oficios antiguos y los recreaba en una especie de dioramas gigantes. No nos dejaron hacer fotos, así que no os puedo enseñar nada del museo, simplemente porque teniamos la entrada gratis, porque el museo ni fu ni fa, y tambien aprovechamos para entrar al baño... era en el primero que no nos cobraban los 0,40 €.













Salimos del museo y seguimos nuestro camino, a todo esto eran las 4 de la tarde, el día nos estaba cundiendo bastante; llegamos a la Plaza y nos dirigimos al alquiler de bicicletas, 3 bicicletas de estas antiguas antiguas, 8 euros cada una las 4 horas.
Quien me ve a mi, despues de 10 años sin montar en una bicicleta..., que razón tuvo el que dijo que el montar en bicicleta no se olvida, pero la verdad al principio casi me mato, atropello a mas de un peaton, y de chiripa no me estampé contra algun coche o autobus... Confundido Chocado





Llegamos con la bicicleta a la zona de los molinos, preciosa la zona para recorrer tanto a pie como en bici. Cogimos el camino que lleva hasta Damme, y disfrutamos de lo lindo, creo que de todo el viaje, la mejor experiencia la del alquiler de bicicletas, sacad unas horas de vuestros planes y alquilarlas e ir a Damme, disfrutareis de lo lindo.







Llegamos a Damme y fuimos a ver el pueblo, vimos la catedral, la Plaza Central y la zona residencial; todo precioso, como en un cuento de hadas; y cuando ya estabamos cansados nos tomamos nuestra primera cerveza en Bélgica, con el cansacio y el calor sentó de muerte, y es que estaba buenisima. Amistad









Decidimos regresar de Damme, todavía nos quedaba 1 hora y media del alquiler, así que nos dejamos llevar por las calles de Brujas, sin rumbo, eso sí no nos perdimos; nos encontramos por el camino una tuna, españoles claro. Llegamos a la Grote Markt, y había un animador en la Plaza, haciendo trucos de magia y entreteniendo al personal, estuvimos un ratillo viendolo hasta que fuimos a dejar las bicis. Decir que el animador era holandes, y cuando preguntó quien era español, nosotros levantamos la mano y dijimos la frase: Campeones del mundo Aplausos ; a lo que no puso muy buena cara jajaja.





Una vez que dejamos las bicis nos acercamos a ver la Plaza del Burg y de aquí ya nos fuimos caminando otra vez hacía la estación para coger el tren de las 21:31, como nos sobraba algo de tiempo, cuando llegamos al Minewaterpark hicimos otra de las cosas que os recomiendo del viaje, nos tumbamos en el cesped, con la paz y la tranquilidad que allí se respiraba y esperamos a que se hiciese la hora de coger nuestro tren. Llegamos a Bruselas a las 22:33, revetados del día que habíamos pasado, así que nos fuimos al McDonalds de Bourse a cenar, y a dormir. Mañana nos tocaba día entre Malinas y Amberes.



07 de Agosto de 2010

Otra vez el despertador de mi movil suena, 06:30 de la mañana, despierto a mis acompañantes masculinos que duermen como niños, ducha, desayuno en el hotel, y otra vez estamos en la estación central de Bruselas, plataforma 5, 07:37 cogemos el tren hacia Malinas, esta vez directamente en segunda (aunque al día siguiente volveríamos a meternos en primera Riendo ), y en apenas 25 minutos estamos en Malinas.

Malinas no es una ciudad para nada turistica, cuando llegamos lo que no vimos fueron turistas, toda la gente que se veía era gente de allí.
Lo primero que hicimos fue dirigirnos rumbo al centro de la ciudad, de camino a la Plaza Central vimos una Iglesia, estaba abierta así que entramos, estaba preparada para una boda, como era sabado supusimos que sería para ese día, así que la vimos y le hicimos alguna foto, muy bonita tanto por fuera como por dentro.





Una vez llegamos a la Plaza Central había un mercadillo, muy chulo por cierto, puestos de carnicería, de quesos, de botones, ropa, comida ya cocinada..., me gustó muchisimo. Desde aquí vimos el mozo manteado, y el ayuntamiento, y detras nuestra se divisaba la catedral, así que nos dirigimos hacia allí.









Entramos en la catedral, me encantaron las columnas que hay en la nave central, y las estatuas encima de cada columna representaban santos (san pablo, san pedro, san judas tadeo...); ademas, había muchas pinturas expuestas; es el tipo de arte que le gusta a David, así que estuvimos un rato viendo los cuadros. Las vidrieras tambien son impresionantes.









Una vez recorrido el interior de la catedral, vimos la entrada hacia la subida de la torre; despues de la experiencia de la subida de la Torre Belfort de Brujas no sabíamos si subir o no, pero bueno, ya que estabamos allí y el día no estaba del todo malo, que leches...vamos a subir. ¡¡Hala!! 544 escalones para arriba, que luego hubo que bajar claro; pero esta subida fue impresionante, en cada planta la audioguia que iba incluida en el precio (5 euros entrada mas audioguia para menores de 26 años) te señalaba lo que había y te contaba la historia. Cuando llegamos a la zona del reloj y las campanas, aquello se puso a sonar y fue una experiencia preciosa.
Ya quedan poquitos escalones para llegar... y por fin, ya estamos arriba, solo decir que las vistas son IMPRESIONANTES, me encantó, estuvimos un rato admirandolo y haciendo fotos hasta que decidimos bajar.





Una vez llegamos abajo salimos y fui a buscar la unica tienda de souvenirs que encontré en Malinas, donde me pude comprar mi iman de Malinas para la colección que tengo en la nevera.
Compramos los recuerdos y de camino a la estación, para ir a Amberes, nos encontramos otro mercadillo, esta vez era todo de comidas, puestos de encurtidos, carniceria, quesos y embutidos y un puestecillo que hacian hamburguesas y perritos; decidimos parar allí y comer algo. Dos hamburguesas completas (con cebolla frita, queso y salsas) y dos cocacolas por 7 euros.





Llegamos a la estación y cogimos el tren hacia Anvers Central a las 12:41, que nos dejaría finalmente en nuestro destino a las 12:57.

Cuando estabamos ya en Amberes fotografiamos la increible estación y comenzamos a andar hacia el centro; Amberes ya se nota una ciudad mas turistica, muchisima gente por todos sitios; nada que ver con la tranquilidad de Malinas.





Viendo tiendas y mas tiendas (sobretodo de diamantes), llegamos hasta la Grote Markt de Amberes, muy bonita la verdad, la catedral impresionante y la Plaza una pasada. Admiramos todo aquello, compramos recuerdos en las tiendas, y nos dirigimos hacia el Castillo.













Cuando llegamos al castillo, nos dimos cuenta que casi todos eramos españoles, había muchisimos. Nos hicimos unas fotos con el castillo y dimos una vuelta por el muelle que hay a lo largo del rio.









Llevabamos muchisimas horas pateando una ciudad y otra, y la verdad estabamos bastante cansados, así que decidimos volver a Bruselas para descansar un poco y así poder salir a tomar algo; era sabado por la noche.

Cogimos un tren que paraba en todas las estaciones y fue un toston de viaje, pero por fin llegamos a Bruselas; nos dirigimos al hotel, nos duchamos y nos echamos un ratillo hasta las 21:00; a esa hora desperté a David y Javi, Javi siguió durmiendo y David y yo nos fuimos hacia la Grand Place para ir a tomar algo al Roy de Espagne Aplausos . De camino hacia allí hicimos unas cuantas fotos con el anochecer, había una luz preciosa.
En el Roy de Espagne nos tomamos unas cervezas y un plato con quesos belgas y un salchichon belga medio crudo buenisimo; curioso el sitio, con todas esas marionetas ahorcadas, pasamos un rato estupendo.







Cuando terminamos, fuimos a buscar a Javi para ir a tomarnos una cerveza al Delirium Cafe Amistad ; cogimos los tres y nos fuimos por la Galleries Saint Hubert hasta el Delirium..., la noche terminó sobre la 1 de la mañana; al día siguiente teniamos que ir a Lovaina y Gante, contando con que yo nunca bebo, podeis imaginar el efecto sobre mi de dos cervezas belgas de 10 grados... en fin, mi cabeza al dia siguiente daba vueltas Ojos que se mueven







08 de Agosto de 2010


4º día en Bélgica, como sabeis, la noche anterior fuimos a tomar unas cervezas y acabamos bastante tarde para la hora que nos teníamos que levantar, 7:00 de la mañana en pie; a pesar de que mi cabeza daba vueltas, una vez mas, fui la primera en despertarme y ducharme. Bajé a desayunar con una cara..., debía ser un poema.
Nos plantamos un día mas en la estación de Bruselas central, plataforma 3, 8:01 dirección Lovaina; apenas 25 minutos de tren y ya estamos allí. Nos bajamos y no hay absolutamente nadie por la calle, quizá es muy temprano.

Comenzamos a caminar, y en vez de dirigirnos por el centro, hablando hablando, llegamos a una zona industrial, parecía un polígono; enfrente de la acera por donde caminabamos, vemos un parquecito con un cartel que pone centrum, así que nos dirigimos por allí para llegar al centro de la ciudad.



Por el camino, divisamos una aguja en el cielo, suponemos que es la aguja o de la catedral o del ayuntamiento, así que la seguimos hasta que damos con la Catedral de San Pedro, la admiramos por fuera y nos quedamos un rato sentados en sus escalones hablando.





Al lado de la catedral se encuentra el Ayuntamiento, precioso, me gustó muchisimo, solo por esto, si teneis un poquito de tiempo, merece la pena visitar la ciudad.





Decidimos entrar en la catedral, una vez visto el Ayuntamiento; y despues de esto, nos fuimos a tomar algo a un McDonalds que hay al lado, abrían a las 10 y todavía no era la hora, así que dimos una vuelta; pero comenzó a llover, nos refugiamos bajo un toldo y ya abrieron el McDonalds, tomamos algo y decidimos ir hacia la estación para dirigirnos a Gante.







Esta vez el camino hacia la estación lo hicimos por la calle que parecía principal, pero que estaba desierta, apenas había gente.



Llegamos a la estación, mientras esperabamos el tren, David aprovechó para ir al servicio. Cogimos el tren de las 11:37; esta vez nos volvemos a meter en primera, pasa el revisor, me pide las Go Pass, se las doy perfectamente rellenas, las tica (mi cabeza ya pensaba: ¡¡venga Mafi ahora otra vez a segunda!!), y para nuestra sorpresa no nos dice nada y nos deja en primera clase; bueno pues nada, mucho mejor, un viaje mas agusto y tranquilos durmiendo.

Llegamos a la estación de Gent Saint Pieters, bajamos de los andenes para coger el tranvía que nos lleve hasta el centro de la ciudad; el numero 1 está cortado por obras, así que cogemos otro que nos deja en el palacio de justicia, y de allí nos fuimos caminando hacia el centro; el paseo es por una zona de comercios, se hace entretenido.









Nada mas llegar al centro, lo primero que se divisan son las tres torres de Gante: La torre Belfort, la Catedral de San Bavón y la Iglesia de San Nicolas; una estampa preciosa. Comimos allí mismo en el McDonalds, que tiene unas vistas preciosas.





De aqui nos fuimos caminando por sus calles hacia el Castillo de los Condes de Flandes, una de sus partes estaba en obras, lo que lo afeaba bastante, pero bueno, lo miramos desde otra perspectiva, desde el lado de los canales para hacernos las fotos.





Seguimos caminando hasta llegar a Korelein, es impresionante esta estampa, el canal con las casitas...PRECIOSO.
Caminamos a lo largo del canal, hasta llegar al puente de San Miguel, desde donde se obtiene una foto preciosa de las tres torres.









Serían las 5 de la tarde y decidimos volver a Bruselas, yo tenía ganas de echarme una siesta, mi cabeza seguia dando vueltas (no vuelvo a beber cerveza jajaja Malvado o muy loco ), y mis acompañantes tampoco se opusieron a ello; así que llegamos a Bruselas sobre las 6 de la tarde, nos echamos y a las 9 volvimos a salir para cenar y hacer fotos.

Esta vez pudimos cenar en el Italiano, no recuerdo bien el nombre, creo que era Pasta Divina, está justo al lado del hotel La Madeline; cenamos de lujo, cada uno un plato de pasta, bebida y cafe. Los 3 por 35 euros, no está nada mal.
Salimos muy satisfechos, y como ahora si que estabamos mas frescos que una lechuga, despues de la siesta, nos fuimos a hacer fotos y mas fotos, todas de noche. Así que camara y tripode en mano y a disfrutar de Bruselas de noche.









Cuando terminamos de hacer fotos serían las 12:30, llegamos al hotel, preparamos todas las maletas, ya que al día siguiente, despues de comer nos ibamos; y nos fuimos a dormir.


09 de Agosto de 2010


Las maletas quedaron preparadas la noche anterior, nos levantamos un poco mas tarde que el resto de los días, 8 de la mañana y suena el despetador, metemos las ultimas cosillas en la maleta, una ducha, y bajamos a desayunar.
Dejamos las maletas en la consigna, para poder ir a ver Bruselas, y hacemos el check out.

Lo primero que hacemos es ir por las Galleries Saint Hubert para llegar hasta el Delirium Cafe, pasamos por el famoso Chez Leon y llegamos a la calle del Delirium, el sabado por la noche ya habíamos estado allí, pero esa noche nuestra intención no fue ver a Janekken Pis, así que hoy nos dirigimos allí con esta misión.
A diferencia del Manneken Pis, su hermana estaba solitaria, no había ningun turista, justo cuando nos marchabamos llegaron dos mujeres a verla.









Desde aqui nos acercamos al metro De Broukere para ir hasta Heizel, hoy entraríamos en la Mini Europa y subiriamos al Atomium.
Llegamos a la Mini Europa y cogimos la entrada reducida para estudiantes, combinada con el Atomium.
La Mini Europa es curiosa de ver, te dan una guia en tu idioma para ir viendo que es cada monumento, y un poquito de historia; a mi personalmente me gustó, me pareció curioso ver los monumentos en chiquitin.









Una vez terminada la visita, estuvimos mas o menos una hora y media, nos dirigimos hacia el Atomium para subir y ver las vistas de Bruselas; el día estaba despejado así que tuvimos suerte con las vistas.
Nada mas llegar había una cola..., pero como nosotros habíamos cogido la entrada combinada, no tuvimos que esperar la cola de la taquilla; entramos y lo primero que hicimos fue subir hasta la bola central a pie, viendo las exposiciones. Una vez terminada la subida, volvimos a bajar para coger el ascensor que te lleva hasta lo mas alto. ¡¡¡Que vertigo!!!, eso sube rapidisimo, me recordó a la subida de la Torre Montparnasse de Paris.
Las vistas desde arriba me gustaron muchisimo, eso sí, hacía un calor...









Despues de un rato arriba, y ver las vistas a 360º, decidimos bajar y dirigirnos hacia el centro para dar nuestra ultima vuelta por Bruselas, antes de coger el tren que nos llevaría hasta Charleroi Sud.
Mientras ibamos en el metro recordamos que hoy vestian al Manneken Pis, en esta ocasión estaba vestido, segun ponía en el cartel, de Mayboom; así que para allí fuimos a verlo vestidito, y a comernos nuestro ultimo gofre en Bélgica. Al pasar por la Grand Place, vimos que estaban puestas las vallas para la alfombra de flores; estaban preparando todo para el día 13 de Agosto.









Despues de esto, volvimos al hotel, cogimos las maletas y nos fuimos en el tren a Charleroi Sud; desde aquí cogimos el Bus A hasta el aeropuerto, y estuvimos esperando un retraso de una hora y media para que saliese nuestro vuelo.
Por fín, tras la espera, el avión sale y llegamos a Madrid, sin ningun inconveniente, a las 21:30.

Hasta aquí mi viaje por Bélgica, espero que este diario os guste, y con que sirva de ayuda a una persona, o entretenga y guste su lectura, ya habrá servido y merecido la pena escribirlo.



Paz y Amor. Babysapito


Postamigo

Bruselas (Octubre 2009) de Diario de viaje de Kiana

Bruselas: Mort Subite Framboise al chocolate de Callejeando por el Planeta
Gante y Brujas: de canales va el juego de Callejeando por el Planeta
Bruselas: Despedida de la ciudad en el Atomium de Callejeando por el Planeta

8 comentarios:

Anónimo dijo...

excelente diario!!! me está ayudadando mucho para organizar mi viaje a Bélgica, te seguía en "los viajeros" y ahora te sigo acá,menos mal que te encontré jejeje, graciassss por seguir compartiendolo, adriana (alexia147)

Mafi dijo...

Adriana espero que disfutes mucho el viaje, Bélgica es un pais fantastico. Gracias por seguir mi blog, y me alegro que te haya gustado el relato. Aquí estaré compartiendo mis viajes. Un beso

adriana dijo...

Acabo de volver de Belgica y queria agradecerte ya que tu diario me vino genial como guia, sobretodo recomendar el restaurante Pasta Divina, la pasta exquisita,se nota que es fresca, ademas de la amabilidad con que te atienden,gran acierto y 100% recomendable, gracias

Mafi dijo...

Adriana me alegra mucho que mi diario te sirviera en tu viaje, sin duda el restaurante es muy recomendable, recuerdo lo bien que cenamos y nos trataron. Bélgica es un pais que me marcó mucho, me encantó y Brujas me dejó enamorada.

Un beso

adriana dijo...

De Bélgica me quedo con la Grand Place, Brujas , el paseo en bici y la zona de los molinos lo mas!! Y no me iba a dejar los gofres que están buenísimos.
En vez de ir a Amberes fuí a Dinant con si ciudadela impresionante, la verdad es que cada sitio tiene algo en particular que me ha llamado mucho la atención y me ha llenado, gracias por tus diarios ;)

Osvaldo dijo...

Estoy por partir hacia Europa, y llevo conmigo toda la información de tu viaje, ojala que me sirva mucho para cuando este en Belgica. Aun me falta un poco de información de los hoteles en roma ya que aun no tengo donde hospedarme en esa ciudad

PEDROHUELVA dijo...

Gracias por facilitarnos, nuestro próximo viaje.

En breve recorreremos Amsterdan, Colonia, Bruselas, Gante y Brujas. Y siguiendo tus recomendaciones, otros lugares por ti anotados.

Gracias.

Laura A. dijo...

Menuda guía más chula! Me has hecho rememorar los lugares que visité cuando fui a Bruselas, el 27 de junio de este año. No pude salir de la capital y la verdad es que lo lamenté mucho. Ahora no, ¡es la excusa perfecta para volver algún día!

Abrazos cariñosos sabor a chocolate belga :)

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios