Pages

 

Marruecos con los 5 sentidos: Tánger y Asilah

15 comentarios

Cierro los ojos y aun siento la brisa del mar acariciar mi piel, el sabor de su comida en mi paladar, el olor a especias, los sonidos de la Medina y esos colores que hacen a Marruecos un pais tan fotogénico, tan auténtico y tan...ÚNICO.

Eso es lo que siento cuando recuerdo el maravilloso fin de semana que he pasado en este pais, nuestra primera incursión en Marruecos la hemos realizado por la zona norte, concretamente Tanger y Asilah.

La compañía de Javi y Mery, ha sido fantastica, así que si quereis acompañarnos en este viaje, solo tenéis que seguir leyendo el relato.

26 de Noviembre de 2011

La noche anterior estuvimos paseando y cenando por Madrid, aprovechamos para quedar con Sonia, a la que desde aquí le mando un beso enorme y a la que agradezco el que quedase con nosotros.


Tras la cena y la quedada, cogimos en Cibeles el autobus Express al aeropuerto, que en apenas 15 minutos nos dejó en la puerta de la Terminal 1, era la 1 y media de la mañana, así que allí nos metimos a esperar que a las 6 de la mañana comenzase el embarque.





El vuelo fue perfecto, todo en hora, y la verdad es que el trayecto es muy cortito, 55 minutos. Aterrizamos en el aeropuerto de Tanger, eran las 7 de la mañana, hora local, todavía no había amanecido, el sol salía timidamente por el horizonte.


Los trámites de pasaportes un poco lentos, pero bueno, no teníamos prisa, ya estábamos en suelo marroquí y deseando comenzar nuestra aventura.


Salimos de la terminal y nos encontramos con Arabi Mohamed, el que sería nuestro taxista esos dos días, contactamos desde España con él, a traves del Riad Dar Manara de Asilah, el hombre se portó muy bien con nosotros en todo momento, nos explicó muchísimas cosas sobre su cultura y nos hizo pasar muy buenos momentos. La tarifa que nos cobró fue: para ir del aeropuerto hasta Asilah 200 DH por el taxi entero, por el recorrido que hicimos desde Asilah hasta Tánger, pasando por las Cuevas de Hercules y Cabo Espartel, 300 DH, y por la vuelta de Tánger al aeropuerto 100 DH. Todo suma un total de 600 DH, a repartir entre 4, salimos por persona a 150 DH, al cambio unos 14 euros. Dejo aquí su telefono de contacto por si alguien que vaya le interesa hacer la ruta y le parece un buen precio, 00212-668019700 Taxi numero 29.


Nos montamos en el coche, olvidad todas las normas de conducción que conozcais. Lo primero, no hay cinturones, como dice Arabi no son obligatorios, así que si se rompen no se arreglan, el taxi sonaba por todos lados, pero lo importante es que nos llevó de un sitio a otro. Salimos por la carretera que va bordeando la costa para llegar hasta Asilah, en el trayecto vamos flipando con todo, muchísima gente caminando por la carretera, adelantamientos de vertigo, por supuesto, en línea continua, eso sí, el buen rato que pasamos y las risas que echamos no tienen precio.



Tras media horita llegamos a nuestro destino, Arabi nos deja en la entrada de la muralla, para que podamos desayunar, ya que venimos sin comer nada desde la noche anterior, pero como todas las casas de cambio están cerradas, incluidas las del aeropuerto, no tenemos DH para pagar, Arabi, muy amablemente nos presta 100 DH, y en una media hora nos dice que volverá para llevarnos a dar una vuelta a pie por Asilah.


Para desayunar pedimos, cafe con leche, colacao, te de menta, bollería, sandwich de queso y una especie de crepes con mantequilla y mermelada. Todo el desayuno buenísimo, y por unos 6 euros los 4.


La calle estaba super tranquila, estábamos sentados desayunando, sin prisa, viendo la vida marroquí. A los pocos minutos apareció Arabi, y nos llevó a dar una vuelta.


Empezamos dirigiéndonos por la Avenida de Mohamed V hasta la Mezquita de Asilah.



Continuamos en dirección a la Avenida Imam Assili, viendo todos los detalles de las calles de Asilah, me llaman mucho la atención las ventanas y las puertas, todas preciosas pintadas de colores.


Llegamos a la entrada de la Muralla, la cruzamos y ya estamos dentro del laberinto de la Medina, Arabi nos acompaña un rato, y después ya nos deja solos hasta la hora que le llamásemos para hacer la ruta hasta Tánger.


La Medina está tranquila, ya que todavía es temprano, pero poco a poco la gente va saliendo y las tiendas se van abriendo.


Callejear por la medina es una experiencia única, perderte en el laberinto limpio y blanco, cruzarte con niños que te saludan con una gran sonrisa, encontrarte rincones maravillosos, cada detalle es nuevo y digno de una foto, tambien encontramos a algún que otro pesado que se nos intenta pegar con la excusa de que nos vamos a perder, para que le demos una moneda, pero al final si pasas de ellos te dejan en paz, y sí igual te pierdes dentro de la medina, pero ese es uno de los puntos mas maravillosos que tiene, salir a una calle, salir a otra, y no saber exactamente donde estás.


Tras un rato pasando de una calle a otra, nos dirigimos hacia el Mausoleo Sidi Ahmed Ben Mansour, desde allí vereis la postal más preciosa de Asilah, el Atlantico a un lado, al otro las preciosas casas blancas, y tú en medio, en una muralla mientras la brisa del mar revolotea tu pelo.


Entre foto y foto, vemos como a lo lejos se acerca una cara conocida, sí es Jose Miguel, más conocido por todos como Sele, si no sabeis quien es, os presento a un tio maravilloso, un documentalista y viajero con una gran pagina web El Rincon de Sele, nos presenta a su acompañante en esta escapada, Victor, otro tio super majo al que tuvimos el gusto de conocer. Estuvimos un buen rato hablando, fue un verdadero placer poder compartir momentos viajeros y esta pasión que tenemos en común. MUCHAS GRACIAS, con mayúsculas, por este buen rato que nos hicisteis pasar.


Tras el maravilloso encuentro, continuamos nuestro camino por la Medina, seguimos admirando los rincones preciosos, los niños jugando en la calle, los colores que Marruecos nos ofrecía.


Caminando llegamos hasta una de las entradas de la muralla para volver a quedar con Arabi, ya que nos iba a presentar a la dueña del Riad Dar Manara, desde donde contacté con él, Ana. Fue un placer que nos enseñase su Riad, precioso decorado, y poder hablar con ella.
Eran las 12 de la mañana, así que nos dirigimos de nuevo al taxi de Arabi, que nos llevaría en este caso a las Cuevas de Hercules. Estas cuevas están a unos 14 Km de Tánger, cuenta la leyenda que aquí descansó Hercules tras realizar sus doce tareas. Lo realmente impresonante de estas cuevas es poder contemplar como a traves de la roca se mezcla el mar con el cielo y los preciosos colores que se forman.


A la salida de las cuevas, estuvimos contemplando la maravillosa estampa que tiene allí el mar, y encontramos unos camellos, así que David y Javi se atrevieron a montarse en ellos, yo casi que ni la foto a su lado, ¡Que miedo me dan esos animalitos!


Volvemos al taxi y a la carretera, nos cruzamos con unas ovejas que, literalmente, estaban en medio. Nos bajamos y ahí estuvimos grabando y haciéndonos unas fotos. ¡¡¡Vaya aventura y que bien lo pasamos!!!


Cogimos el camino hacia el Cabo Espartel, es un sitio precioso, donde se une el Mar Mediterraneo con el Océano Atlántico, y deja unas vistas del mar preciosas.


Ya se acercaba la hora de comer, así que Arabi nos llevó hacia Tánger, y él mismo se ofreció a llevarnos a comer a un sitio que decía que se comía muy bien, así que nos fiamos de él y dejamos que nos llevara. Entramos en el puerto, aparcamos el coche, y nos lleva a una calle por detrás de unas naves del puerto.
Allí había un montón de gente marroquí, turistas más bien pocos..., nos sentamos en una mesa compartida, nos ponen un mantel de papel, nos plantan la Coca Cola y nos traen un par de bandejas, una con gambas y otra con fritura de pescado. Ni cubiertos, ni platos, pero que comida mas rica, que pescado más fresco. El pan con una salsa de tomate buenísima. De verdad que fue todo un acierto, quedamos a reventar, no nos pudimos ni terminar las bandejas de comida, tanto que lo que nos sobró se lo dimos a un hombre que iba pidiendo la comida que sobraba. Esto es uno de los punto que nos sorprendió del viaje, la ayuda que allí la gente se da unos a otros.
El precio de la comida para los 5, 18 euros, sí sí como os lo digo, todo eso por 18 euros. Arabi nos quiso invitar, pero me parecía mas lógico invitarle nosotros, por lo bien que se había portado y por habernos llevado a comer tan bien.


Para finalizar nuestro recorrido con él, nos dio una vuelta por Tanger, por la zona mas nueva, y nos llevó hasta la puerta de nuestro hotel, allí nos despedimos y quedamos que si al día siguiente estaba disponible nos llevaría de vuelta al aeropuerto.
El alojamiento elegido fue el Hotel Continental, 64 euros la noche los 4 en habitación cuádruple con el desayuno incluido. El Hotel está bien situado, dentro de la Medina, al lado del Puerto, con unas vistas impresionantes. La habitación estaba limpia y bien, con su baño limpio, aunque la ducha no tenía cortina y se salía el agua, pero tenía un desagüe para el agua.

Dejamos las cosas, y a pesar del cansancio que teníamos, decidimos ir a dar una vuelta por la Medina de Tanger, para una primera toma de contacto, así que para empezar bien, nos fuimos por la calle que no teníamos que ir, pero da igual, rapidamente nos encontramos con la Plaza del 9 de Abril, donde está la puerta de entrada a la Medina, accedimos y estaba todo lleno de puestos de especias, de frutas, tiendas de cuero...


Tras una buena vuelta, decidimos ir a descansar al hotel, al llegar, estaba atardeciendo, así que nos sentamos a ver el atardecer tranquilamente mientras nos tomábamos un té de menta, que nos sentó de lujo. Y tras este momento tan relajante, nos fuimos a dormir un poco antes de salir a cenar.


Me despierta el sonido de unas trompetas y unos tambores, por lo visto el partido islamista moderado ha ganado las elecciones y lo estaban celebrando, así que me levanto, me preparo y despierto al resto de acompañantes.
Salimos a cenar, el lugar elegido el Restaurante Hammadi, recomendado por Pepa, se encuentra en la Medina, en la Rue de Kashba, es facil de encontrar, si os situais en la Plaza del 9 de Abril, entrais por la puerta Grande de la Medina, y es esa misma calle, en la acera derecha.


Al llegar subes a la planta de arriba, y te encuentras con unos músicos que animan la cena tocando música árabe, la decoración es preciosa y para cenar elegimos Cous Cous de Pollo, ensalada marroquí ( a base de pimientos y tomates) brochetas de ternera y pollo y de poste pasteles marroquís y te de menta. Todo estaba buenísimo, el mejor cous cous que he probado, aunque el plato bien podía ser para dos personas ya que ponen mucha cantidad. Nos costó 400 DH los 4.


Tras nuestra cena, fuimos a dar una vuelta por la plaza, que estaba super animada, y bajamos por una de las callejuelas hasta el hotel, eran las diez y media de la noche, y todavía había tiendas abiertas.


Para rematar la noche, nos tomamos un ultimo té en el hotel, y ya nos fuimos a la habitación a descansar.

27 de Noviembre de 2011

A las 5 de la mañana vuelven a sonar las trompetas y tambores que la tarde anterior nos habían despertado de la siesta, me asomo a la ventana y veo un montón de gente con flores y de celebración por la calle. Miro el reloj, al ver la hora, me vuelvo a la cama para dormir hasta las ocho y media, hora a la que nos levantamos. Preparamos las mochilas, hacemos el check out y nos vamos a desayunar a la terraza del hotel. Nos sirven un zumo, cafe con leche, té, bollos de pan con mantequilla y mermelada, y bollería. Estaba todo riquísimo, y mucho más, cuando tienes el solecito calentándote mientras desayunas.


Tenemos hasta las 2 de la tarde para dar una ultima vuelta y comer en Tánger antes de irnos al aeropuerto, así que lo primero que hacemos es callejear por el Grand Zoco y el Petit Zoco, hacemos algunas compras, unas lamparas, una tetera con dos vasitos y algunos imanes para la colección.


Llegamos hasta la plaza del 9 de Abril, y allí disfrutamos de lo animada que está la plaza, nos hacemos algunas fotos y vemos el reloj dorado. Subimos por una de las calles en la que hay muchos puestos de especias, plantas, frutas, ceramica..., y damos toda la vuelta a la Mezquita hasta volver a la plaza.


Volvemos a entrar en la Medina, por la puerta grande, para dirigirnos a la Kasbah, subimos la cuesta y conforme llegamos arriba notamos que todo está mucho mas tranquilo.


Llegamos hasta una plaza donde, por fuera de la muralla, hay un mirador hacia el mar, desde allí se ve el Estrecho y Tarifa, así que estamos un rato admirando todo y haciendo fotos.


Comenzamos a bajar por una calle, pero en vista que no sabíamos a donde salía y no nos aclarábamos, retrocedemos nuestros pasos y bajamos por donde habíamos subido. Una de las cosas que más me ha gustado de la escapada es poder admirar la vida marroquí, ver como llevan el pan para hornear, los niños jugar en la calle, los grupos reunidos en las plazas, el barullo de las calles, los puestos ambulantes...


Suena mi móvil, es Arabi, nos dice que sí que puede llevarnos al aeropuerto, así que quedamos con él a la una del mediodía, así nos dará tiempo a comer. Para comer elegimos una Boulangerie, no recuerdo el nombre, pero está muy cerca del restaurante Hammadi, está en la misma acera, cerca de la puerta grande de la medina, tiene un cartel rojo con las letras en dorado, y un toldo de rayas rojas y blancas. Elegimos este sitio porque vimos que tenían shawarmas y comida rapida, y ademas, en breve nos recogería Arabi. Así que allí entramos y pedimos shawarmas de pollo aliñado con curry y limon, pizza y pan marroquí. Estaba riquisimo todo, pero el shawarma especialmente, el pan era una torta fina riquísima, el aliño que llevaba el pollo le daba un toque espectacular, y luego los pepinillos y cebolletas que lo rellenaban le daban el toque perfecto. De precio genial, el total fueron 150 DH, unos 14 euros los 4.


Tras la comida, Arabi nos recogió con su taxi, nos llevó a dar una ultima vuelta y nos acercó a un Café, en el que hay unas vistas impresionantes, aunque no nos dio tiempo a tomar nada. De aquí fuimos a un Centro Comercial a las afueras, donde encontramos un McDonalds, que fotografiamos por simple curiosidad, y desde allí directos al aeropuerto.


Llegamos al aeropuerto y nos despedimos de Arabi, le agradecimos lo bien que se había portado con nosotros, y él, timidamente, nos pidió que si podíamos enviarle las fotos que le habíamos hecho para tener un recuerdo.


Ya dentro de la terminal hicimos los tramites pertinentes: sellado de la tarjeta de embarque en el mostrador de facturación, control de pasaportes, control de policía, cacheo exaustivo y a esperar que nuestro avión saliese.


Allí volvimos a encontrarnos con Sele y Victor, con los que compartimos la espera y el avión de vuelta. El avión salió a tiempo, y tras una hora de vuelo, estábamos aterrizando en Barajas.


A nosotros aun nos quedaban 5 horas hasta Cartagena, así que nos despedimos en el aeropuerto de Sele y Victor, y en el parking de Javi y Mery, y cogimos nuestro coche.
Teníamos esa sensación de que todo había pasado rapidísimo, pero sin duda habíamos pasado un fin de semana impresionante, en el que habíamos conocido nuevas personas, un nuevo continente y un nuevo pais, que nos había sorprendido gratamente y que nos ha dejado muchas ganas de volver.

Paz y Amor. Babysapito

Postamigo

Escapada a Tánger y Asilah de Viajes y Vivencias

15 comentarios:

Caliope dijo...

Vaya casualidad coincidir con Sele!! Que guay. Como siempre estupendo relato y magníficas fotos, aunque me ha sabido a poco, así que ya sabéis, cuando tengáis ocasión de nuevo a la morería. Por cierto, el Hammadi ha subido muuuucho de precio. Lo dicho, enhorabuena por la escapada y por el diario.
Un besazo para David y para ti.

mapani dijo...

Estupendo tu relato como siempre!! Yo, como todo buen viajero, conocía la web de Sele, pero no creo que lo hubiese reconocido si lo veía, qué casualidad!! Me encanta como aprovechas al máximo todos los destinos. Un beso guapa!!

ºNINOº dijo...

¡Qué bonito e intenso Mafi!

Me ha gustado mucho tu relato!!!!

Un besico.

Grace dijo...

Precioso relato! Me alegro de que te haya gustado, Marruecos es muy especial...

Sele dijo...

Hola Mafi y demás familia viajera!!

Un relato muy completo de un fin de semana apasionante en Marruecos. Éste es un país en el que las experiencias y sensaciones se multiplican a cada paso. Siempre digo (y me repito) que MARRUECOS ES EL MÁS CERCANO DE LOS VIAJES LEJANOS. Y creo que tuvistéis la ocasión de comprobarlo vosotros mismos.

Sois un grupo fabuloso. Me encantó conoceros, escuchar ese Seeeele jeje y charlar tanto en Asilah como en el aeropuerto de Tánger.

No será la primera vez que nos veamos, estoy seguro.

Creo que este finde andáis por Málaga. Pasadlo muy muy bien.

Un beso fuerte!

Sele

PD: Tengo el relato hecho pero se hará esperar un poco, que ahora estoy liadísimo con el reportaje que vamos a hacer en Jordania. Ahora estoy enfuscado en ese tema ;-)

Mafi dijo...

Que alegría ver todos vuestros comentarios y las lecturas del relato.

Pepa nos encantó el destino, no dudo ni un momento en que volveré, aunque mas al sur del país;el momento con Sele fue genial, sin duda fue un placer conocerlo.

Mapani creo que he leido su blog tantas veces y que lo he visto en tantas fotos que su cara me resulta de lo mas familiar jajaja, y fue verlo de lejos y, sin duda, era él.

Nino, fue una escapada súper intensa, ademas, Marruecos es intenso, se viven sensaciones y emociones únicas.

Grace, Marruecos desde ya, es un destino súper especial para mi, que ganas de volver!!

Sele muchas gracias por compartir con nosotros ese magnifico encuentro y poder compartir momentos viajeros, estoy segura que nos volveremos a ver. Gracias por pasarte por mi blog y leer el relato, yo estoy deseando leer el tuyo, aunque veo que tendré que esperar jeje, ese proyecto de Jordania es alucinante!!!!

Ahora mismo estoy en Málaga, disfrutando muchísimo!!!


Un beso enorme, y una vez mas, gracias a todos por seguir mi blog!!!

Kika Pereira dijo...

Niña q decirte.. Una pasada !!! me encanta como te expresas y unas fotos espetaculares !!! Lo de Sele coincidir alli jejejje... Me alegro mucho q haya disfrutado mucho !!!
Bstos

Mafi dijo...

Kika muchas gracias, me alegro que te haya gustado. Lo de Sele fue una alegría, encontrarte con viajeros es un placer!!!! Un beso enorme

Victor Fernández dijo...

Hola sapitos, jaja!!

Acabo de leer el relato y casi me pongo a llorar. Cómo echo de menos Assilah! Nosotros no pudimos disfrutar de Tánger, pero seguro que algún día vuelvo y me quito la espinita.

A ver si nos vemos de nuevo por esos mundos de Dios (del que sea) y revivimos esa sensación fantástica de encontrar gente lejos de casa.

Un abrazo gordo.
Victor (actor de reparto en esta aventura).

Mafi dijo...

Victor, muchisimas gracias por leer el relato. Seguro que tarde o temprano nos volvemos a encontrar en algun lugar de este maravilloso mundo. Un beso muy fuerte y un abrazo de David.

;)

NORA dijo...

Magníficos tus comentarios,han sido de enorme ayuda,pues Dios mediante viajaré a Marruecos y luego quedaré unos días recorriendo el sur de España.Al regreso estaré varios días en Madrid. Soy Argentina,tienes muy buena onda,tus fotos preciosas. Mil gracias.

Mafi dijo...

Me alegro mucho que te haya sido de ayuda mi relato. Espero que lo pases genial en tu viaje!!!

Un saludo ;-)

Iria dijo...

No hace mucho que descubrí tu blog, buscando un día cositas que ver en Nueva York y me encanta! :) Estamos ahora preparando un viaje a Tanger y Asilah, será nuestra primera incursión en África y la verdad es que le tengo un poquito de respeto...Por lo que veo, tenéis la entrada fechada en Noviembre, época en la que quremos ir nosotros. Qué tal de temperatura? Lo del taxista geniaaaal, todo un acierto! Lo llevastéis contratado desde aquí? Hablaba bien español? Mil gracias por todo de antemano!

Anónimo dijo...

Por tan solo 5 € Por persona y por día
Tu guía turístico personal
Disfruta de una visita turística conducida por un guía que se adapta a las necesidades del turista actual que busca disfrutar de la visita de una manera más personal.

Comience su visita a Tánger con un recorrido turístico por el centro de la ciudad y continúe a pie por el La medina o ciudad antigua de Tánger está formada por infinidad de callejuelas llenas de bazares y de tiendas de productos locales, Tánger es una ciudad que puede verse cómodamente en uno o dos días.

El Gran Zoco o plaza del 9 de abril es un fantástico lugar para contemplar la animada vida de la ciudad. Esta plaza que ha sido el lugar tradicional del mercado, está ahora repleta de cafetines y estos históricos puestos de mercado se han ido situado en las calles de sus alrededores. Que tiene un bello alminar de azulejos polícromos.

Parque de la Mendubia que aunque a simple vista te pueda parecer una simple plaza, es un lugar agradable para relajarte y disfrutar de este remanso de paz después del bullicio de la medina y los zocos. Es un buen lugar para disfrutar de la cultura marroquí y apreciar su estilo de vida. A la entrada de este parque encontramos un arco con una inscripción en árabe. Este parque tiene una buena cantidad de plantas exóticas y árboles y entre ellos destaca un árbol de banyan de más de 800 años de antigüedad.

Rue des Siaghins que es una calle muy animada por sus tiendas artesanas, el Zoco Chico (Petit Socco), llamado también souk Dakhil, el corazón de la medina y uno de los lugares más atractivos y característicos de la ciudad. Es una plaza de estilo español, con balcones y rejas de hierro forjado, rodeada de viajas cafeterías y hoteles.

Gran Mezquita fundada por Moulay Ismail 1684 que fue ocupada por numerosas civilizaciones entre ellas los romanos.Bajando un poco, nos encontramos un bonito mirador con bonitas vistas del puerto.

kasba (la antigua fortaleza) la plaza de la Kasbah donde se encuentra Dar el Majzen, Museo de la Kasbah (Visita gratuita martes de 13 a 16h viernes de 9 a 12h y de 13 a 16h) y antiguo palacio del sultán fundado por Moulay Ismail en el siglo XVII, el edificio se distribuye alrededor de dos patios porticados por columnas de mármol y arcos revestidos de azulejos que dan paso a diversas estancias y a la sala del trono. Este palacio es famoso por sus bellos techos de cedro y sus paredes de estuco. Dentro se encuentra el museo que contiene piezas de arte marroquí y antigüedades. También contiene una sección arqueológica.


Plaza de Francia: cerca del boulevard Pasteur, en el centro geográfico de la ciudad

Fuente Bab el-Aassa de Tánger La triple fuente es una de las más bonitas de toda la ciudad de Tánger. Destaca sus yeserías y su esperada azulajería, creando un conjunto muy hermoso pudiendo estar dentro de una mezquita en lugar de plena calle

Disfrutará de un almuerzo en un restaurante de la ciudad y todo un festín con comida tradicional marroquí como el cuscús, tagine y otras delicias locales , Podrá hacer sus compras en un bazar tradicional, donde encontrará multitud de variedades de alfombras y objetos de artesanía.

No deje escapar la oportunidad de visitar un destino enigmático. Tánger tan cerca y a la vez tan lejos, que cautiva a sus visitantes con el exotismo de su cultura cada vez más receptivas a la modernidad, le aseguramos una experiencia única.

Recomendaciones útiles:
- Siempre recomendamos el uso de calzado cómodo y ropa cómoda.
- Durante el verano es aconsejable el uso de ropa ligera, gorra y mantenerse continuamente hidratado. No exponerse prolongadamente al sol.
- En la estación de invierno, es aconsejable llevar algo de ropa de abrigo.
- La moneda loca es el Dirham, pero aceptan Euros.

Contactenos para mas informacion
Email: yodarud@hotmail.com
Telefono: (+212) 603 539 750



http://www.viajetanger.blogspot.com/



Maria dijo...

He flipado con la comida!!! que rico por favor! Gracias por compartir vuestro viaje, realmente me entran ganas de ir ahora mismo!! Un saludo

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios