Pages

 

Arrivederci Roma

5 comentarios
24 de Noviembre de 2010

El día anterior habíamos salido de Zamora rumbo a Madrid, donde el miercoles cogeríamos un avión de Easy Jet que nos llevaría al aeropuerto romano de Fuimicino. En Madrid visitamos el Museo del Prado y estuvimos dando una vuelta por el centro, a eso de las 22:00 nos fuimos a dormir, ya que teníamos que levantarnos temprano, nuestro avión salía a las 7:20.





Suena el despertador, nos levantamos, ducha, desayuno y cogemos un taxi al aeropuerto; ya lo tenía previsto, 16 € por 2,5 km... Doblemente malvado , que se le va a hacer, a las 5:30 de la mañana no teníamos otra opción.
Llegamos al aeropuerto, pasamos los controles y nos vamos a la puerta de embarque a esperar; en hora embarcamos, y llegamos a Roma a las 9:30.





Bajamos del avión y como no facturamos nos vamos directamente a coger el tren. En este viaje hemos experimentado una manera de ahorrarte dinero en el trayecto del aeropuerto al centro y viceversa. Cogimos el FR1 hasta Parco Leonardo (1 €), allí nos bajamos y compramos el ticket hasta Ostiense (1,90 €) (muy importante, el ticket se compra dentro de un centro comercial que hay al lado de la estación, no hay maquinas expendedoras ni taquilla), y una vez en Ostiense cogemos el metro a nuestra parada Cavour (1 €), donde a 5 minutos está nuestro hotel. En total el trayecto ida y vuelta del aeropuerto al hotel nos costó por persona 7,80 €.





Salimos del metro y empezamos a caminar hacia nuestro hotel; ya al llegar nos damos cuenta del caótico tráfico romano, no paran en los semaforos en rojo, no paran en los pasos de peatones..., un caos.
Llegamos al hotel, Merulana Star, en la Via Merulana, 140, a 5 minutos andando del Coliseo, con dos paradas de metro cerca y el hotel estaba muy bien, habitación doble, con una cama enorme y baño privado 135 euros 3 noches, solo alojamiento; el hotel muy limpio, y los recepcionistas muy amables, nos proporcionaron un mapa de Roma, que nos vino muy bien. Hicimos el Check in y nos fuimos a explorar la ciudad.

Fuimos caminando por la Via Mercenante hasta el Domus Aurea, que da al Coliseo, yo iba toda maravillada, solo el parquecito ya me parecia bonito, y derrepente caminando nos encontramos con esta imagen de frente:





Me quedé con esta cara Sorprendido , que pasada!!!! es enorme, impresionante, no tengo palabras para describirlo, El Coliseo es mucho mas grande de lo que me lo imaginaba.



Llegamos al final del parque y cruzamos la calle para ver por todos lados el Coliseo y poder entrar a verlo, eran ya las 10:30 de la mañana. Estuvimos un rato haciendo fotos al Coliseo y al Arco de Constantino.





Decidimos ir hacia el Palatino, por recomendación del foro, para coger las entradas en las taquillas de la Via di San Gregorio, y la verdad es que no esperamos nada de cola, pagamos la entrada reducida para menores de 26 años, 7,50 € cada uno y para dentro.



Empezamos nuestro recorrido por El Palatino, cogí mi iPod en el que había metido la audioguía Tutta Roma, nos pusimos los cascos y a escuchar toda la historia, con la audioguia te enteras muy bien de todas las cosas, y menudas dimensiones tiene el Palatino...









Despues de oir la audioguia y ver la zona del Palatino, nos dirigimos hacia el Foro Romano, que estaba mucho mas lleno de gente, una vez mas nos pusimos nuestra audioguia, fuimos caminando hasta el final del Foro, pasando por la Via Sacra, y despues, antes de salir del recinto, subimos a un alto para hacernos unas fotos con el Coliseo de fondo.













Eran ya las 13:30 y el hambre apretaba, así que decidimos ir a comer, ibamos super felices de comer pizza y pasta, y cuando llegamos al restaurante que teníamos pensado ir, Restaurante Luzzy, esquina de la Via San Giovanni in Laterano con la Via Celimontana, estaba cerrado, completamente cerrado Malvado o muy loco Malvado o muy loco ; pues nada, fuimos viendo restaurantes de la zona, pero los precios por el Coliseo eran una pasada..., tanto que me dice mi costi: mira nos comemos un perrito y punto, y ya por la noche comemos en un restaurante..., bueno pues nada, nos acercamos a un puesto al lado del metro del Coliseo y le pregunto que cuanto cuesta un perrito, y me dice que 4 € Chocado Chocado ; 4 € por un perrito??? le digo a mi costi, que como que no, que prefiero ir a Termini en el metro e ir al McDonalds de Republica y desde allí irnos a ver cosas por la tarde.

Así que al final hicimos esto, cogimos el metro, comimos en Republica y seguimos nuestro recorrido por Roma, fuimos por la Via Nazionale hasta Quattro Fontane, donde nos encontramos con las 4 esquinas que dan nombre a la calle.





Seguimos hasta Barberini donde vimos la Fontana del Tritone, y de aquí fuimos caminando por la Via del Tritone para ir a ver la Fontana di Trevi.



Llegamos a la Fontana, y segun nos acercabamos escuchabamos el agua, no me la imaginaba tan grande, es alucinante, cuando estaba oyendo el agua me estaba quedando flipada pensando en lo grande que tenía que ser eso. Estaba a reventar de gente, nosotros nos pusimos a hacer fotos desde arriba y luego nos bajamos a un costado de la fuente en el que no había gente, y tranquilamente estuvimos sentados un rato y por supuesto tirando la monedita para volver a la Ciudad Eterna.





Salimos de la Fontana por la Via delle Muratte hasta la Via del Corso, por donde bajamos caminando hasta la Via Caravitta, que da a la Piazza San Ignacio, donde se encuentra la Iglesia que da nombre a la Plaza, entramos en la Iglesia, y yo que ya iba alucinada con la ciudad, pues imaginad la cara que se me quedó al ver la iglesia, el techo todo pintado, lo grande que era..., mira que hemos visto iglesias en Roma, y cada una mas bonita que la anterior.






Salimos de la Iglesia y nos metimos por la Via de Paste, donde compré los souvenirs mas baratos en Roma, los imanes desde 1 € a 3 €, y las figuras del Coliseo, Plaza de San Pedro, Fontana di Trevi, La Piedad de Miguel Angel, Bolas de Nieve con monumentos en su interior, por 1 €, compré algun souvenir y al lado vimos una tienda de madera, donde hacían pinochos y demas cosas de madera. Al lado nos encontramos con el Templo de Adriano, nos hicimos unas fotos y continuamos.







Llegamos a la Piazza Colona, y el cielo amenazaba lluvia Trist , así que seguimos caminando mientras no nos lloviese, llegamos a la Piazza di Montecitorio, donde había una manisfestación, que 3 días despues se convertiría en una gran huelga que nos pilló en medio de Roma, pero de esto ya os contaré el ultimo día del viaje.





Continuamos nuestro camino hasta llegar a la Piazza de la Rotonda, donde se encuentra el Panteon, maravilloso, enorme, y ... en obras Doblemente malvado , en fin, que le vamos a hacer, no vamos a tirar abajo los andamios, así que nos conformamos con imaginarlo precioso sin andamios, y entramos a el, el agujero del techo yo no lo imaginaba de ese diametro, es muy grande. Mientras estabamos dentro, haciendo fotos y viendolo, comenzó a llover, era una lluvia muy muy fina, se apreciaba a tras luz por el gran agujero.







Salimos y nos dirigimos hasta la Piazza della Minerva, donde está el obelisco con el Elefantino de Bernini y la Iglesia de Sopra Minerva, a la que no pudimos entrar porque había una boda, y no nos dejaron acceder a ella.





Eran ya las 16:00, y todavía no había anochecido, pero estaba apunto, así que seguimos caminando para terminar nuestro recorrido diurno en la Piazza Navona, preciosa, para mí una de las plazas mas bonitas de Roma, espectacular con sus tres fuentes: la del Moro, la de los 4 ríos y la del Nettuno, y con la maravillosa Iglesia de Santa Ines de Borromini, preciosa por dentro (donde no se podía hacer fotos) y por fuera.





Comenzó a anochecer y me dice mi costi: oye y si hacemos el mismo recorrido que hemos hecho, pero al contrario??? Y me pareció una idea estupenda. Así que hicimos el mismo recorrido hasta la Fontana di Trevi.

Desde la Piazza Navona, que si impresiona de día, ya no os cuento de noche





pasando por la Piazza della Minerva,



el Panteon,





la Iglesia de San Ignacio,



y llegando hasta La Fontana di Trevi, que me gustó mucho mas de noche que de día.





Desde aquí bajamos caminando por la Via dela Pilotta hasta la Via IV Novembre, donde cenamos en el Pastarito Pizzarito: 1 Bruschetta de Salmon y Queso (2,90 €), 1 pizza 4 formaggi (7,40 €), 1 pasta Trofie al Ragú (7,50 €), 1 Cerveza Mediana (3,90 €), 1 botella de agua de 1/2 l. ( 1,40 €), 10 % de Servicio ( 2,31 €). TOTAL 25,41 €







Salimos de allí super satisfechos, todo estaba buenisimo y nos gustó tanto que el ultimo día repetimos comida en el mismo sitio.

Con la barriga ya llena, seguimos caminando hasta llegar a la Piazza Venezia, donde por primera vez vimos el Monumento a Vittorio Emanuele II, allí estaba tan blanco, tan grande, y tan bonito iluminado de noche.



Cogimos la Via dei Fori Imperiale hasta llegar al Coliseo, por el camino vimos el Foro Traiano con la Colonna Traiana, el Foro di Augusto y el Foro di Cesare.





Rodeamos el Coliseo y cogimos la Via Labicana hasta llegar a la Via Merulana, donde estaba nuestro hotel. Estabamos cansadisimos, desde que nos levantasemos en el Ibis Madrid, habían pasado 17 horas, así que descargamos la fotos al ordenador y nos fuimos a dormir; al día siguiente nos esperaba un día muy interesante.

25 de Noviembre de 2010.

Suena el despertador a las 6:30 de la mañana, nos levantamos, una ducha, desayuno y nos disponemos a pegarnos la pateada del siglo.
Salimos del hotel y nos dirigimos por la Via Merulana hacia la Iglesia Santa Maria Maggiore, el día está despejado, llegamos y nos dirigimos al interior de la Iglesia, ya ibamos advertidos de que era preciosa, y efectivamente, no nos decepcionó, impresionante, bonita, y a esas horas había muchas personas limpiandola y dejandola impoluta.









Al salir de allí, nos dirijimos por la Via Cavour hasta San Pietro in Vincoli, donde admiramos, aparte de la iglesia, la maravillosa escultura del Moises de Miguel Angel, y las cadenas de San Pedro.







Nos dirigimos hacia el Coliseo, ya que con la entrada sacada el día anterior, podíamos entrar hoy.





Cuando llegamos no había casi gente, así que accedimos y subimos a la parte superior, donde nos sentamos tranquilamente a escuchar nuestra audioguia donde se explicaba perfectamente todo. Cuando terminamos de oirla, dimos toda la vuelta al Coliseo y fuimos a la parte de abajo, justo antes de salir nos topamos con un minino que rondaba por allí, y que por lo sociable que era estuvimos jugando con él un poco.









Salimos del Coliseo y nos dirigimos por la Via di San Gregorio hasta el Circo Massimo; ibamos esuchando la audioguia, y era curioso pensar e imaginar, que donde hoy los perros pasean, antes se hacían carreras, luchas..., y con una capacidad de 300.000 espectadores, la explanada es enorme; y los dos obeliscos que habían tanto al principio como al final del Circo, hoy en día se encuentran, uno en La Piazza del Popolo, y el otro en la Piazza San Giovanni in Laterano.



Continuamos caminando hasta la Piazza Bocca della Veritá, donde entramos a ver la Iglesia de Santa Maria in Cosmedin, y donde vimos la Boca de La Verdad, a la que, por supuesto, le metimos la mano en la boca, para ver si nos mordía.



Desde aquí nos fuimos camiando por la Via di Santa Maria in Cosmedin, hasta la Via Clivio Roccasavella, subimos la calle hasta llegar a la Piazza Cavalieri di Malta, donde si miras por una cerradura se puede ver la cúpula de San Pedro del Vaticano.





Antes de volver a bajar, nos metimos al parque que hay al lado de la Piazza, es un parquecito pequeño pero precioso, y desde donde se obtiene una panorámica preciosa de toda Roma; en la entrada del parque encontramos al primo de la Boca de la Veritá, pero este por la boca tiraba agua...





Bajamos y nos volvimos a dirigir a la Piazza Bocca della Veritá, desde aquí nos dirigimos por la Via Petroselli hacia la Piazza del Campidoglio.





Por el camino nos encontramos con el Teatro Marcello y muchos restos de Columnas caidos por las aceras.



Llegamos a las escaleras de la Piazza del Campidoglio, donde están las estatuas de Castor y Polux. Al final de la plaza podemos observar dos esculturas representando el río Nilo y el río Tiber.









Desde aquí nos fuimos pos la parte de atras de la plaza, donde vimos la replica de la loba con Rómulo y Remo, y vimos el Foro romano.







Bajamos de nuevo las escaleras, y nos dirigimos por la Via Teatro Marcello hasta la Piazza San Marco, ahora vimos el Monumento a Vittorio Emanuele II, en todo su esplendor de día.



Nos dirigimos por la Via Botteone Oscure hasta la Via Arenula, hasta llegar al Ponte Garibaldi, que cruzamos, viendo a nuestra izquierda la Isola Tiberina, y llegamos al barrio de Trastevere.





Teníamos ya hambre, así que buscamos un restaurante para comer, tenía pensado ir al IVO pero estaba cerrado, y la Franschetta solo abría por las noches, así que con el hambre que teníamos decidimos meternos en un restaurante que hacía esquina en la Via San Francesco a Ripa con la Via de Fratte di Trastevere; el restaurante se llama Piazzeta de Trastevere Roma, y comimos muy bien.



1 Bruscheta Gorgonzola (2,10 €), 1 Lasaña (7,50 €), 1 Gnochis con Trufa y Setas (10,50 €), Pan y Grisines (2 €), 1 Agua 1l. (2,20 €). TOTAL: 24,30 €



Mientras comíamos comenzó a llover, así que abrimos nuestros paraguas y nos fuimos caminando hacia la Piazza Santa Maria in Trastevere, donde nos comimos un helado en el Blue Ice que hay en la plaza, estaba buenisimo y nos costó 2 €, nos fuimos a comerlo debajo de un portal mientras nos resguardabamos de la lluvia, hasta que mi costi, pensando que era un interruptor de la luz, le dio a un timbre, y obviamente, salimos de allí por patas, para refugiarnos debajo de otro portal, donde nos terminamos nuestro helado y nos fuimos caminando hasta el Vaticano, bordeando el río.





Llegamos al Vaticano y dejó de llover, así que aprovechamos para hacer unas cuantas instantaneas, y nos dirigimos al interior de la basilica, es enorme y nos gustó mucho, aunque reconozco que hay iglesias en Roma que me gustaron más, como por ejemplo Santa Maria Maggiore, o San Giovanni in Laterano; en el interior, al final d ela visita vimos la Piedad de Miguel Angel; teníamos pensado subir a la Cúpula, pero el día no acompañaba nada, con lo bonito que se había levantado, y lo feo que estaba ahora.











Al salir de la Basilica, nos dirigimos a ver el Castelo San Angelo, y desde aquí fuimos bordeando, de nuevo, el Tiber. Pasamos por el Ponte Sant Angelo, el Ponte Umberto I donde vimos el Tubunali, el Ponte Cavour donde vimos el Ara Pacis desde fuera, y llegamos al Ponte Margherita, desde aquí nos dirigimos a la Piazza de Popolo.











La Piazza del Popolo nos gustó mucho, y aquí comenzó el acoso de los "vendedores" de rosas, al igual que las pulseritas de Milán, el anillo de París, este lo bautizamos como las rosas de Roma; lo típico: "amigos españoles, toma una rosa guapa"; y yo super borde: no quiero, gracias; el tío erre que erre y me pone las rosas en el brazo mientras voy con mi videocamara, no las cojo se caen al suelo y me dice algo en su idioma, que me imagino que no será precisamente bonita.







Nos dirigimos a la Piazza Spagna por la Via del Babuino, y aquí el acoso de los "vendedores de rosas" es alucinante, el mismo tío te llega a ofrecer las rosas 2 y 3 veces, pero que parte de "no quiero rosas" no has entendido Malvado o muy loco ; que pesadilla, tanto que le dije a uno para que me dejase en paz que era alergica y le grité y el tio se debio asustar del grito y pego un grito Chocado , mi costi se partia de risa.







Nos fuimos caminando por la Via due Macelli hasta la Via del Tritone , y de aquí nos dirigimos a la Via del Corso, donde vimos la Piazza de la Colonna de noche.



Bajamos la Via del Corso hasta la Piazza Venezia, y con el mismo recorrido de la mañana nos dirigimos hasta Trastevere para cenar en el Restaurante Carlo Menta.



1 Formaggi di Lazio (5€), 1 pizza 4 formaggi (5 €), 1 pasta spaguetti matriciana (5 €), 1 Tartufo nero (3 €), 1 Tiramisú (3 €), 1 Agua 1l. (2 €), servicio (3 €). TOTAL 26 €
Cenamos de lujo, con entrante, plato y postre, y estuvo todo genial, quedamos llenisimos y super satisfechos, tanto que al día siguiente volveríamos a la hora de comer.







Tras nuestra suculenta cena, la idea principal era ir desde Trastevere al hotel en bus o metro, pero como estabamos llenos y tampoco era tarde, aunque teníamos ya los pies reventados, decidimos ir andando, así que nos dirigimos caminando por el Ponte Garibaldi hasta la Piazza Venezia; allí volvímos a tomar, como ayer, la Via dei Fori Imperiali hasta el Coliseo, y de allí la Via Labicana hasta la nuestro hotel en la Via Merulana.





Estabamos reventados de caminar, nos dolían hasta los tobillos, así que descargamos todas las fotos, nos duchamos y caimos rendidos. Mañana sería otro día, y nos tocaba madrugar ya que teníamos entrada a los Museos Vaticanos a las 8 de la mañana.

26 de Noviembre de 2010

El despertador sonó temprano, algo mas que el resto de días, ya que teníamos entradas reservadas para los Museos Vaticanos, y como me apetecía verlos con poquita gente, reservé la primera hora, las 8 de la mañana; así que a las 7:30 salimos del hotel, y nos dirigimos al metro Vittorio Emanuele, que nos dejaba en Ottaviano; caminamos un poco y llegamos a la entrada de los museos, en la que había gente, pero muy poca; apenas esperamos 5 minutos y comenzamos a entrar, pasamos por los arcos de seguridad y nos dirigimos a la ventanilla donde nos entregan nuestras entradas.



Subimos las escaleras para acceder a las escaleras mecánicas y comenzamos nuestra visita.
Nosotros hicimos la visita completa, empezando por los pasillos que te llevan hasta la Capilla Sixtina, pero no cogimos el recorrido corto, cogimos el largo, por el cual vas pasando por todas las estancias, por el pasillo de cartografía, que a mi costi le encantó; por las estancias de Rafael, donde vimos el famoso cuadro de la Academia de Atenas...







He de decir que a esas horas no habia nadie, quiero decir, había muy poca gente y la poca gente que había se fueron directamente a la Capilla Sixtina, así que todas las salas y estancias las vimos solos, completamente solos.





Despues de un buen rato caminando y viendolo todo, la verdad es que el museo es muy grande, llegamos a la Capilla Sixtina, y nos sentamos tranquilamente a escuchar nuestra audioguia, mientras nos explicaba la increible obra de Miguel Angel y su vida. No tenemos fotos, porque al haber tan poquita gente, y 10 vigilante que yo conté, era imposble sacar una foto, ni siquiera de esas destrangis..., lo único que conseguí fue al salir por la puerta grabar un poco con la camara.

Salimos de allí y seguimos visitando la parte del museo que estaba cerrada a las 8 de la mañana, la zona egipcia. Me gustó mucho, siempre que voy a un museo si hay colecciones egipcias me gusta verlas.





Seguimos caminando, y salimos a la parte del jardin a admirarlo y volver al interior para ir a la zona de filatelia y numismatica que tanto le gusta a mi costi; pero el pobre se llevó una decepción, al ver que la numismatica era mas bien moderna; él se esperaba monedas muy muy antiguas Trist



Llevabamos allí dentro 4 horas, eran las 12 pasadas; así que salimos por las famosas escaleras del museo y nos fuimos hacia la Basilica para ver si subiamos a la Cúpula, aunque el día estaba nublado y llovía a ratos..., pero al llegar a la Plaza había una cola enorme que llegaba hasta la calle, así que como habíamos visto la Basilica dejamos la visita a la Cúpula para una próxima visita a Roma, ¡¡como me gusta dejar algo para ver y tener una excusa para volver!! Guiño



Nos fuimos caminando por la Via della Conciliazione hasta el Tiber, y lo fuimos bordeando hasta llegar a Trastevere.





Nos dirigimos a la Piazza di Santa Maria in Trastevere,y entramos a ver la iglesia, ya que el día anterior estaba cerrada cuando fuimos.





Como ya era la hora de comer, nos acercamos hacia el Carlo Menta, yo primero probé una de esas croquetas de arroz, al principio no me gustaba, pero despues segun la iba terminando era como comerme un arroz a la cubana empanado Chocado



Llegamos al Carlo Menta y comimos de lujo. 1 pizza capricciosa para compartir (4€), 1 pizza quattro formagio (5€), 1 pasta spaguettis a la carbonara (5€), 2 agua natural (4€), 2 servicios (3€). TOTAL: 21 €







Ya con el estomago lleno, decidimos ir al hotel ya que yo estaba con el estomago un poco mal, y aprovechamos para dormir una siesta; nos fuimos caminando por el Ponte Cestio, cruzando la Isola Tiberina hasta la Piazza Bocca dela Veritá.







En el Circo Massimo, vivimos la situación mas graciosa de todo el viaje; y es que soplaba muchisimo viento, y en la acera había muchisimos arboles con bellotas, que se caian por el viento, y en una de esas una bellota cae en la camara, y le digo a mi costi: vamos a cambiarnos de acera, total que yo cruzo rapido, porque venían muchos coches, y mi costi se queda esperando, no paraban de pasar coches y empieza a soplar mas viento, y se le empiezan a caer bellotas encima, en la cabeza, la camara..., yo mientras tanto en el otro lado grabando con la camara y partida de risa Mr. Green Mr. Green Mr. Green Mr. Green Mr. Green
Despues de la experiencia bellota, llegamos al Coliseo y nos dirigimos, una vez mas, por la Via Labicana hasta nuestro hotel.

Nos dormimos un rato, y a eso de las 16:00, cogimos de nuevo el metro hasta la parada Flaminio, así pudimos ver la Piazza del Popolo de noche; y mientras estabamos viendola empezó a sonar música, y porque Michael Jackson a muerto, porque sino juraría que era él; se parecía muchisimo y bailaba igualito que él, lo pasamos muy bien viendo el show.





Despues del momento Thriller, nos dirigimos hacia la Plaza España, esta vez fuimos por la Via del Corso, donde nos encontramos con la Basilica S. Giacomo, que nos gustó muchisimo; llegamos a la Plaza de España, y luego seguimos por la Via del Corso hasta la Fontana di Trevi.







Bajamos hasta el Palazzo Venezia, pasamos por la fachada de la Chiesa del Gesú, que veríamos al día siguiente porque estaba cerrada, y llegamos hasta el Area Sacra. Desde aquí nos dirigimos hasta la Piazza Navona, donde estaban montando una feria, con su tiovivo, sus tombolas...







Callejeamos por la zona, viendo tiendas y el ambiente romano, hasta que volvimos hacia la zona de la Piazza Venezia; esta noche no cenamos en pizzeria, yo creo que estaba saturada Chocado , así que comimos un McDonalds, yo me comí una ensaladita y listo, no podía comer nada mas.





Bajamos caminando, como cada noche de regreso al hotel, por la Via dei Fori Imperiale hasta el Coliseo, que siempre está precioso, lo podría ver a cualquier hora, pero especialmente de noche; y desde aquí nos fuimos al hotel.





Estabamos, una vez mas, reventados, así que nos duchamos, descargamos las fotos y nos fuimos a dormir.

27 de Noviembre de 2010

El despertador suena algo mas tarde que los otros días, son las 8 de la mañana. Preparo las maletas, desayunamos y salimos a caminar por Roma, hoy nos toca ver Iglesias, nuestras últimas horas, las íbamos a dedicar a ver las iglesias que los otros días no habíamos visto, y alguna de regalo que encontramos por el camino.

Para empezar el día, y verlo por última vez, nos dirigimos hacia el Coliseo, ahí estaba tan grande e impresionante como siempre. Cogimos la Via San Giovanni in Laterano, para dirigirnos a la Iglesia que da nombre a la calle. Por el camino nos encontramos con la Basilica di San Clemente, en la que entramos pero no se podían hacer fotos.





Seguimos nuestro camino, y llegamos hasta la Piazza San Giovanni in Laterano, con su obelisco y su Iglesia. Este es el segundo obelisco, junto con el de la Piazza del Popolo, que estaban antiguamente en el Circo Massimo, o al menos eso nos contó nuestra audioguia.





Entramos a la iglesia, y... Chocado , para mí junto con la de Santa Maria Maggiore y la de San Ignacio, me parece de las iglesias mas bonitas de Roma. Estaban preparando una boda, poniendo las flores, ensayando con el organo..., estuvimos un buen rato allí dentro. Por cierto, las esculturas que hay de los 12 apostoles en la nave central, son impresionantes.









Las dos próximas iglesias que veríamos no estaban dentro de nuestros planes, y la verdad tampoco recuerdo su nombre, lo que recuerdo es que estaban en la Via Merulana, la primera estaba justo antes de cruzar la Via Labicana, viniendo desde San Giovanni, a mano derecha.
Era una iglesia bastante nueva, parecía estar reformada, el suelo de marmol era muy nuevo, y era muy pequeñita, lo que me hizo gracia y me gustó, es que tenía una pequeña capilla con la Virgen metida en una piedra excavada.







Salimos y continuamos caminando, para nuestra sorpresa nos encontramos con una "gran manifestación", y es que desde el día de llegada que vimos una pequeña en el Palazzo Montecitorio, no imaginabamos que esto iba a ser tan grande. Cuando estabamos a punto de entrar a la segunda iglesia, de la que no me acuerdo el nombre, empezó a pasar una gran multitud, con furgontas, pancartas... y con el I will Survive Riendo , podeis imaginar la cara que tenía el cura que estaba en la puerta de la iglesia, viendo como pasaban y rezando con un rosario en las manos...
Nosotros nos metimos dentro de la Iglesia a verla, era una iglesia muy muy oscura, apenas entraba luz, pero era muy bonita. Estuvimos un rato admirandola y haciendo fotos y decidimos salir.







Y fue salir...., y ver la magnitud de esa manifestación, para que os hagais una idea, nosotros ibamos caminando todo el rato, y desde que empezamos a ver gente muy dispersa de la manifestación en San Giovanni, no dejamos de ver gente hasta la Iglesia de Santa Maria de la Victoria, así que os podeís hacer una idea. Y cuando llegamos a la Plaza de la Republica, eso era la marabunta padre, como que no teníamos por donde cruzar, y mi costi y yo ale por medio, y dice mi costi: espera que hago una foto y derrepente, gente, gente y mas gente; y yo ahí en medio, pero que narices hago yo en medio de una manifestación???? Yo gritandole a mi costi: Vamonos que estos nos arrastran y les da igual todo!!!!! Chocado Chocado Chocado Todo un espectaculo vernos cruzar por medio. Salimos sanos y salvos Aplausos Aplausos Mr. Green Mr. Green Mr. Green Mr. Green



Queríamos haber entrado a la Iglesia Santa Maria degli Angeli, pero había tantisima gente por la calle, y ya habíamos conseguido cruzar, que nos costó lo nuestro, que lo dejamos para otro viaje, otra buena excusa para volver a Roma!!!!! Guiño

Tras nuestro momento manifestación, llegamos a la Iglesia Santa Maria de la Victoria, con la intención de ver el Extasis de Santa Teresa, y ahí estaba, impresionante y tan realista..., la de veces que la habré visto en los libros de arte, y ahora la tenía ante mis ojos.









De aquí, cruzamos la calle y nos metimos en la Iglesia de Santa Susana, donde al cura no le sentó muy bien que entrasen turistas Chocado , no se porque, alomejor estaba apunto de empezar la misa, la cosa es que como estaba venga poner malas caras Doblemente malvado , hicimos unas cuantas fotos y nos fuimos de allí, así que ni tiempo de disfrutarla...





Seguimos caminando por la Via XX Settembre, pasando por las quattro fontane, y llegando a la Chiesa di Sant Andrea al Quirinale, que está en la Via del Quirinale justo antes de llegar a la Piazza con el mismo nombre.
Es una iglesia con la planta ovalada, nos sorprendió mucho, es de esas iglesias pequeñas, que no vienen en los mapas como sitio de interes, pero que sorprenden y nos gustó mucho.









Llegamos a la Piazza del Quirinale, donde se tenían unas bonitas vistas de la Cupula de San Pedro.







Continuamos por la Via Maggio, hasta llegar a los Mercados Trajanos, que admiramos por fuera, y les dimos la vuelta completa hasta la Columna Trajana.







Desde aquí, nos dirigimos por la Piazza Venezia, hasta la Via del Plebiscito donde nos topamos con la última iglesia que teníamos intención de ver, la Chiesa del Gesú. Entramos y estuvimos un buen rato viendola, hasta que empezó ha apretar el hambre; así que salimos y como estabamos cerca del Pastarito Pizzarito del primer día, nos dirigimos allí a comer.





Cuando llegamos estaba lleno de japoneses y chinos, todo estaban reunidos allí, vamos que cuando terminaron y se fueron se quedó el local vacío Chocado . Nosotros nos sentamos y pedimos: 1 Orecchiette al Ragú (7,50 €), 1 Gnochis Gorgonzola e Noci (8,90 €), 1 Agua Natural (1,40 €), 1 Cerveza Nastro Azzurro (3,30 €), Servicio 10 % (2,11 €) TOTAL: 23,21 €
Estaba todo buenisimo, sobretodo los Gnochis, los mejores que he probado, tanto por la textura como por la salsa, todo un acierto y los platos a reventar, no pudimos terminarlos, y eso que no pedimos entrantes Chocado



Salimos de allí con nuestros estomagos llenísimos, y nos fuimos a dar nuestra última vuelta por Roma, ya era hora de ir hacia el hotel para recoger nuestras cosas, e ir al aeropuerto.
Fuimos hasta la Fontana di Trevi, para verla por última vez, bajamos por la Via del Corso hasta la Pizza Venezia, y volvimos a realizar el trayecto que durante 3 noches estuvimos haciendo, bajar por la Via dei Fori Imperiali hasta el Coliseo, y llegar a nuestro hotel por la Via Labicana hasta llegar a Via Merulana.
Recogimos nuestras maletas, y al igual que el primer día, cogimos el metro hasta piramide, allí el FR1 hasta Parco Leonardo, y de Parco Leonardo hasta el Aeropuerto Fuimicino.
El avión tuvo un retraso de algo mas de media hora, y en el último momento nos cambiaron la puerta de embarque, por lo demas todo fue bien.
Llegamos a Madrid, recogimos el coche y nos fuimos a Zamora, al día siguiente teníamos que regresar a casa, nuestro viaje a Roma había terminado y nuestras vacaciones tambien. Hasta la próxima.


Paz y Amor. Babysapito

Postamigo

Roma (Junio 2011) de Diario de viaje de Kiana
Roma (Diciembre 2005) de Viajes y Vivencias

5 comentarios:

Caliope dijo...

Bueno bueno, te ha quedado genial el blog, chulísimo, me encanta. Te releeré, que tus diarios merecen mucho la pena. Enhorabuena, ánimo y bienvenida a la blogosfera. Un beso muy grande guapísima.

Mafi dijo...

Por fin me he animado a poner aquí todos los viajes, me alegro que te guste guapa!!!! Un besito

Victor dijo...

Me estoy repasando todos los blogs que sigo y veo que casi todos habéis estado en Roma... Pues me viene que ni pintado porque me voy la semana que viene unos cuatro días y ya tengo información como para no parar en ningún momento... Madre de dios!! ni en un año se ve todo lo que tiene esta ciudad!

Un saludo!

Mafi dijo...

Victor Roma te va a encantar, a mi es una ciudad que me fascina, estoy deseando volver porque sin duda con 4 días no es suficiente, con eso solo te haces una idea de la magnitud y las cosas magnificas que tiene. Disfrutalo mucho, apuntate los lugares para comer pasta, porque se disfruta de lo lindo la comida. Un beso y buen viaje

Myriam dijo...

¡Qué bien me ha venido!
Besos

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios