Pages

 

Ecapada Express a Dublín

1 comentarios
13 de Noviembre de 2010.

Amanece el día en Madrid nublado, la noche anterior habíamos dormido allí, en el Ibis Madrid Aeropuerto, ya que nuestro vuelo con destino Dublín tenía prevista su salida a las 10:55.

Cogemos el transporte gratuito del hotel que nos deja en la puerta de la T1, pasamos los controles de policia, buscamos nuestra puerta de embarque y nos sentamos a esperar. A eso de las 10:00 nos avisan por megafonía que tenemos un retraso de 3 horas, por motivos meteorológicos, en concreto nos informan que es por la niebla que hay en Madrid. Doblemente malvado Doblemente malvado





Pues nada, a esperar..., que remedio; pero esto no queda ahí cuando me voy a ver los panales informativos, para ver a que hora preveen el embarque, y me percato que la compañía Aer Lingus, con destino Dublín, tiene su salida prevista, 5 minutos antes que nosotros, y todos los pasajeros están embarcando; no entiendo algo, si se supone que hay niebla no pueden salir a Dublín ni ellos ni nosotros; vamos que se me quedó esta cara Chocado ; me voy al mostrador de información y le pregunto a la chica, me dice que es por la niebla, y le comento que no es lógico por el motivo que os comentaba; ella me dice que es lo que pone la compañía, le digo que me parece muy bien lo que le ponga el ordenador, pero que lo mismo que yo he visto lo está viendo ella, y basicamente, cuando le pregunté por los motivos reales y le dije que la compañia engaña al pasajero en cuanto a los motivos de retraso, ella se limitó a decirme que siempre era así, que mienten al pasajero del motivo real Doblemente malvado , ya si te dicen eso imaginad la cara que se queda; y bueno, aunque sabía que no llegaría a nada, me indignó tantisimo el que nos engañasen como a bobos con el tema niebla, les deje constancia de mi indignación con una reclamación.

En fin, ahora mismo lo unico que me preocupaba es que mi visita a la Guinness se estaba viendo truncada, ya que a la hora prevista de llegada no me iba a dar tiempo a ir. Trist

Finalmente, a las 14:00 comenzamos a embarcar, todo muy bien, pero todavía no entiendo porque no salimos si estamos todos en el avión y con las puertas cerradas, dentro del avión 1 hora más, a las 15:00 comienza a moverse y llegamos a Dublin a las 16:30 hora local (allí es una hora menos); estaba lloviendo Doblemente malvado ; aunque lo bueno es que solo llovió a la llegada, la lluvia nos daría tregua al día siguiente.



Bueno, por fin hemos llegado..., mi costi y yo pensabamos: "si se llega a retrasar mas, ya ni nos vamos..."
En el aeropuerto cogimos el Bus 747, decir que nos costó mas barato ya que en el hotel que nos alojamos te hacen un 50 por ciento de descuento al comprar el ticket al hotel, así que el trayecto a Dublín nos costó 3 euros por persona.

Tras media hora de recorrido llegamos a la estación Central de Autobuses, donde nos dejaba el Bus, y el hotel estaba a escasos 200 metros.

Nuestro hotel era el Jacobss Inn, un hotel-albergue con un ambiente muy juvenil. La habitación estaba perfectamente, lo unico es que la calefacción no funcionaba muy bien, pero por lo demas habitación reformada, muy amplia, limpia y el baño genial.



Dejamos todas nuestras cosas en el hotel, y nos fuimos a descubrir Dublín, eran eso de las 17:30, y por supuesto, ya era de noche.

Bajamos por la calle Talbot St, hasta llegar a O`Connell Street; antes de llegar, nos topamos con la estatua de James Joyce, escritor de Ulyses, placa que también nos encontrariamos en el suelo al cruzar el puente que hay al final de la calle O´Connell.







Bajando por O´Connell pudimos observar el Spire, lleno de gente, y más adelante vimos la oficina de Correos.





Cruzamos el puente, y nos dirigimos hacia Trinity College viendo tambien, frente al Trinity, el edificio del Banco de Irlanda.





Nos topamos con la famosa estatua de Molly Malone, la fotografiamos y seguimos caminando por la famosa calle Grafton St, estaba todo iluminado y decorado de Navidad, estaba precioso. LLegamos hasta la entrada del St Stephen Green, que ya a esas horas estaba cerrado. Continuamos caminando sin rumbo, haciendo fotografias hasta que llegamos a Temple Bar, todas las zonas donde habían pubs estaban llenas de gente, y eso que no eran muy altas horas de la noche.









Habíamos dado una vuelta muy grande, y llevabamos todo el día en pie, y con el jaleo del avión estabamos bastante cansados, así que nos fuimos a cenar a una Pizzería, donde cenamos una porcion grande de pizza mas una bebida por 4 €.

Nos fuimos al hote a descansar, al día siguiente nos levantaríamos tempranito para aprovechar muy bien el día, ya que solo nos quedaba ese día; el vuelo el Lunes saldría a las 7:20 de la mañana.

14 de Noviembre de 2010.

Suenan los dos despertadores de los moviles, 6:30 de la mañana. Una ducha y bajamos a desayunar, el desayuno comienza a las 7:30, así que estamos a esa hora en el comedor puntuales, estamos nosotros y 4 personas mas, desayunamos cafe, zumo y tostadas con mantequilla y mermelada. Con el estomago lleno, cogemos nuestra camara de fotos y nuestra mochila y a patear Dublín.





Hacemos el mismo recorrido que la noche anterior hasta llegar a O´Connell St, solo que ahora es de día y menudo cambio dan las ciudades vistas de día y de noche; nos desviamos antes de llegar a la calle para ver la St Marys Pro Cathedral, aunque a estas horas todavía estaba cerrada, solo la vimos por fuera.





Nos volvemos a topar con la estatua de James Joyce (estatua que por algun motivo apasiona a mi costi...), la fotografiamos, nos fotografiamos con ella; lo mismo hacemos con el Spire.





Seguimos caminando viendo la oficina de correos, todas las estatuas de la acera central, que ahora de día si que fotografiamos. Seguimos hasta llegar al O´Connell Bridge, decir que a esas horas apenas había gente.









Cruzamos el puente y comenzamos a bordear el río Liffey para llegar a la Christ Church.



Por el borde del rio hacia mucho mucho frio, llegamos al famoso puente Half Penny, que segun cuenta la historia, el que quería cruzarlo tenía que pagar un peaje de medio penique, este peaje se retiró en el año 1919, y el puente se quedó con este nombre.





Cruzamos a la otra orilla por este puente, y en el siguiente puente volvimos a cruzar a la orilla contraria para ver la zona de Temple Bar de día.



Estaba la zona solitaria, no había ni un alma..., nos fotografiamos con el famoso Temple Bar, y nos quedamos dando una vuelta por ahí, pero mas que nada porque al estar entre calles mas resguardado no hacía tantisimo frio.





Volvimos a la orilla del río y continuamos nuestro camino, hasta que llegamos a la Christ Church, no estaba abierta, aunque no teníamos intención de entrar; así que la vimos, la fotografiamos, y seguimos hasta llegar a la St Patrick Cathedral.







El parque que tiene al lado todavía estaba cerrado, pero a nosotros nos interesaba ver la catedral por dentro, así que entramos, previo pago de la entrada, por supuesto reducida, carnet de identidad y la frase magica: student under twenty six. Poco, pero algo te ahorras, 4,50 € la entrada cada uno. Vimos la catedral por dentro, no es muy grande pero me gustó mucho, y se estaba de calentito...., se agradecía con el frio que hacía fuera.





Salimos y nuestra intención era ir hacia el St Stephen Green, y mira que tenía claro el mapa, las calles y todo, pues ale, nos perdemos, aunque nos encontramos rapidamente, pero estuvimos dando una vuelta por una zona residencial muy mona y muy tranquila; en esta zona nos topamos con un hombre que nos contó en su ingles cerrado que, allí estaba la casa mas estrecha de Dublín, y nos enseñó cual era; despues nos preguntó que de donde eramos, y al contestale que de España su respuesta fue (en ingles): pues el proximo vuelo sale al mediodia... Chocado , el hombre se despidió y mi costi y yo muertos de risa nos mirabamos y nos planteabamos si con eso había querido decir que nos fuesemos a tomar por saco, o que quizá le encanta España y como va mucho se sabe los horarios de los aviones...; en fin, suponemos que quizá fue la primera opción, pero bueno hasta enterarse de nuestra nacionalidad el hombre había sido muy amable.



Despues de hablar con el hombre, no teniamos muy claro donde estabamos, pasamos por un Spar y nos compramos un cafe con un croisant, que nos haría entrar en calor; y le preguntamos a dos hombres muy amables que nos indicaron como llegar al St Stephen Green.



Llegamos y estuvimos fotografiando el parque y recorriendolo; está muy bien cuidado y es muy bonito, salimos del parque por la puerta que tiene un arco y da a Grafton St.





Bajamos por Grafton St y nos dirigimos a fotografiar a Molly Malone de día, al lado de ella había dos duendes irlandeses muy simpaticos haciendose fotos con la gente.



De aquí nos fuimos hacia el Trinity College para ir a ver el Book of Kells; al llegar todavía estaba cerrado el acceso, así que aprovechamos para ver el recinto, que me pareció estupendo, me gustó muchisimo, y había muchisima tranquilidad.









Cuando se hizo la hora nos acercamos a la entrada y ya habia una cola..., que parecía mas larga de lo que era, porque eso empezó a avanzar rapido, y en 5 minutos estabamos dentro.
Aquí utilizamos nuestro: "student under twenty six" y un descuento que descargué de la pagina de Heritage Ireland y la entrada nos costó por persona 2 euros menos, se nos quedó en 7 € por persona.



Al entrar no se podían hacer fotos, pero mi costi se le olvidan esas cosas, y va tan feliz haciendo fotos y yo grabando video, hasta que vino una señorita no muy simpatica y nos dijo: no photos no video; la amable señorita se dedicó a seguirnos toda nuestra visita.
La Old Library es impresionante, es enorme, y ver allí mas de 3 millones de libros..., te quedas así Sorprendido , me gustó mucho.





Al salir de nuestra visita decidimos que era hora de comer e irnos con el estomago lleno a vistar la Guinness Storehouse, así que nos fuimos al McDonalds de Grafton St a comer, donde probamos unas patatas fritas muy raras que estaban buenisimas; y de allí nos fuimos a coger el tranvía para llegar hasta St James donde está la fabrica.




Despues de comer, cogimos el tranvía y paramos en St James para ir hacia la fabrica de Guinness; por el camino nos encontramos una iglesia con un techo extraño, no tenía punta.



Seguimos caminando y al girar una calle nos encontramos con el costado de la fabrica, seguimos caminando y llegamos a la puerta de entrada de la Guinness Storehouse, donde nos esperaba un buen rato de entretenimiento viendo el proceso de fabricacion del oro negro de mi costi y su degustación.







Al entrar fuimos a la taquilla, y una vez mas con el DNI en la mano saqué la entrada reducida, que nos costó 11 por persona, cogimos nuestras entradas, y lo primero que te encuentras es El Atrio. Aquí puedes coger una audioguia que viene incluida con la entrada, es muy util cogerla, ya que te va explicando todo lo que ves y toda la historia.

Para empezar, en El Atrio, te señalan que en el centro, bajo el suelo y protegido por un cristal, está el contrato de arrendamiento que Arthur Guinness firmó por 1000 años. Tambien te explican que el edificio tiene forma de Pinta Gigante, y que si se llenase de Guinness, podría albergar 14,3 millones de pintas... Chocado



Despues de esta explicación, pasas a la planta baja, donde te explican los 4 ingredientes que contiene la Guinness: Cebada, Agua, Lupulo y Levadura. Vas pasando por cada ingrediente, y te va explicando de donde lo extraen y su historia, por ejemplo, de LA CEBADA te cuentan que cada año se utilizan 100.000 toneladas de cebada cultivada en irlanda; del AGUA que los ocho millones de litros que se usan anualmente se extraen de las Montañas de Wicklow, situadas en las cercanias de Dublín, y que se pueden observar desde la parte superior de la fabrica cuando degustas tu pinta de Guinness; en cuanto al LUPULO te comentan que es lo que le da a la Guinness su sabor amargo y su aroma; y finalmente la LEVADURA cuenta la leyenda que la que se utiliza para fabricar la Guinness desciende de la variedad utilizada inicialmente por Arthur Guinness; y que el director de la fabrica la tiene guardad en una caja fuerte.













Despues de esto, pasas a una sala con una replica del unico autorretrato que hay de Arthur Guinness, y te cuenta la historia de como entró a formar parte de los maestros cervezeros.



Continuamos con la visita y llegamos a la primera planta, aqui se explica paso a paso el proceso de fabricación, desde el malteado al tueste de la cebada. Tambien te enseñan el proceso de fermentación y, finalmente, cómo madura la cerveza hasta quedar preparada para su consumo.





De aquí pasas a una sala de degustación, donde puedes tomar media pinta de Guinness.





En esta misma planta, tienes tambien el proceso de fabricación de los barriles, y el transporte de la Guinness, desde sus comienzos hasta hoy.









Subirmos a la Segunda Planta y nos encontramos con toda la sección de publicidad de Guinness, ves un monton de anuncios que yo no había visto en mi vida, y te enseñan los muñecos animados del zoo que se crearon, como la tortuga, el avestruz o el famosisimo tucan, todos ellos acompañados del guardian del zoo.









La tercera planta, no me gustó porque es una planta que no tiene practicamente nada, se llama Tu Eliges, y simplemente tienes unos ordenadores donde puedes hacer unos test para ver el grado de alcohol que consumes y demas.

Pasamos a la cuarta planta y aquí te enseñan la historia del edificio, desde que se creó en el año 1904 como planta de fermentación, hasta hoy.



En la quinta planta si quieres ya puedes canjear tu vale por una pinta, aprender a tomar una pinta y que te den un certificado, pero nosotros nos fuimos directamente a la siguiente planta: el GRAVITY BAR .

Cuando llegamos estaba hasta arriba de gente, pero conseguimos coger dos asientos al lado de la ventana, teniamos unas vistas inmejorables, hicimos muchas fotos y fui a pedir nuestras pintas, nos hicieron el detallito del trebol, y nos sentamos muy agusto a tomarnos nuestras pintas. Estuvimos un buen rato, tanto que comenzó a atardecer y al salir de allí ya se nos hacia de noche.













La tarde en la Guinness fue muy entretenida, mi costi quedó encantado, ya que es su cerveza favorita.



De aquí cogimos un autobus al centro, dimos otra vuelta sin rumbo fijo, compramos los recuerdos que queriamos llevar y nos fuimos a cenar y a dormri, ya que al dia siguiente había que levantarse muy temprano.

15 de Noviembre de 2010.

El viaje llegaba a su fin, el despertador sonó a las 4:15 de la mañana, la noche anterior dejé todo preparado en las maletas, así que una ducha y salimos hacia O`Connell St para coger el bus 747 hasta el aeropuerto que pasaba a las 5:15; al igual que en la ida, los tickets los compramos en el hotel, así que nos aplicaron un 50 por ciento de descuento, y en vez de 6 euros por persona pagamos 3 euros.

En apenas 30 minutos ya estabamos en el aeropuerto, serían mas o menos las 6 de la mañana, y nuestro vuelo salía las 7:20, esperamos un rato, y esta vez si que embarcamos a tiempo y salimos sin retraso. Llegamos a Madrid, pusimos nuestros relojes en hora española, recogimos nuestra gatita que se habia quedado en Gatosphera pasando el fin de semana, y nos fuimos hacia Zamora a continuar nuestras vacaciones, ya que todavía nos quedaba una semana en Zamora y 4 días por Roma, que proximamente os contaré en otro diario nuestra experiencia por la Ciudad Eterna.




Paz y Amor.Babysapito.


Postamigo

Que ver en Dublin de Vero4travel

Dublín, la cuna de la Guiness de Callejeando por el Planeta

1 comentarios:

Raluca Irimia dijo...

Creo que Dublín es una ciudad fascinante, a mí me impresionó. El artículo es hermoso, bravo! Gracias por las sugerencias.

Publicar un comentario

Deja tus comentarios