Pages

 

Córdoba

7 comentarios

De chiquitina había estado en Cordoba con mis padres, pero David no conocía esta maravillosa ciudad, así que nos planteamos ir un fin de semana para disfrutar, de nuevo, de Andalucía.
En esta escapadita nos acompañó Paky, así que los 3 esperamos deseosos que llegara el día.

3 de septiembre de 2011.

Nos levantamos tempranísimo el sábado, a eso de las 4 de la mañana, recogimos a Paky en su casa y nos pusimos rumbo a Cordoba, paramos por el camino a desayunar, cerca de Antequera, un buen mollete antequerano que quitaba el sentido, a las 10 de la mañana llegamos a nuestro destino y nos dirigimos directamente a ver Medina Azahara.


Medina Azahara, es una ciudad que mandó construir Abderramán III, se encuentra a 8 Km de Córdoba, los motivos que llevaron al Califa a contruir esta ciudad, fue para mostrar su poder a sus enemigos, que tanto politicamente como religiosamente eran de ideas contrarias.
El complejo está situado sobre un espolón de Sierra Morena, entre dos barrancadas, lo que hace que tenga un paisaje precioso y unas maravillosas vistas.




Al llegar, lo primero que te encuentras es el centro de visitantes, donde puedes aparcar el coche, en el interior encontramos un museo, inaugurado en 2009, donde podemos ver muchas piezas con un gran valor arqueológico.


Tras visitar el museo, nos dirigimos al autobus que nos llevará a ver la ciudad. Está muy cerquita, se tardan apenas 3 minutos en el autobus.
Aquí os dejo un mapa de la distribución de Medina Azahara.



A: Puerta Norte
B:Casa del Ejército
C: Pórtico Oriental, o Gran Pórtico
D: Mezquita Alhama
E: Salon Rico o de Abd al Rahmán III
F: Vivienda de la Alberca
G: Casa de Ya`far
H: Viviendas del Servicio
I: Espacio Trapezoidal
J: Patio de los Pilares
K: Viviendas Superiores
L: Casa Real

Comenzamos el recorrido por la Puerta Norte, este era el lugar de abastecimiento del Alcazar, debido al expolio, actualmente quedan pocos restos originales de la puerta. Hacia la izquierda encontramos una rampa, que nos llevara hacia la Casa del ejercito.


En este lugar esperaban las personas que iban a ser recibidas por el califa, aquí se encontraban las oficinas del general Galib y la del caballerizo mayor, Ziyah ibn Affah. Este salon se contruyó sobre el año 955-960, cuenta con 5 naves y en el costado occidental se situa el acceso a las caballerizas.


Si nos movemos hacia el este encontraremos el Pórtico Oriental o Gran Pórtico, para acceder a él, pasaremos por una calle, pensada para que pasasen las caballerizas que acompañaban a la embajada que iba a ser recibida por el califa.


Continuamos nuestro camino y nos encontramos en el "jardin alto", al este podemos apreciar la Mezquita Alhama, de la que queda muy poco, data del año 941, está orientada hacia la Meca y a ella podían acceder los residentes de la ciudad y los habitantes del Alcazar.


Dirigiendonos al oeste, por el jardin, nos encontramos el Salón de Abd al Rahmán III, actualmente en reformas. Tanto el salón, como el jardín son los espacios que mejor se han conservado en Medina Azahara. Una muestra del poder político y religioso del califa. Allí se celebraban las recepciones políticas y las principales fiestas religiosas anuales.


Hacia el oeste encontramos el resto de cosas, las viviendas superiores, que eran dos edificios similares donde la vivienda occidental tuvo una funcion residencial, entre otras personas, para la guardia oficial de palacio; y la vivienda oriental era una zona de servicio, donde llegaban los alimentos para palacio.



El espacio trapezoidal que encontramos, fue un nudo de comunicación interna del alcázar y del control de paso de las residencias que le siguen.


En las Viviendas del Servicio se desarrollaba el trabajo del personal encargado de atender las necesidades alimenticias de los funcionarios que ocupaban la parte sur de la Medina.



Al sur de las viviendas del servicio, encontramos dos residencias, una de ella es la Casa de Ya`far, recibe ese nombre por el primer ministro, nombrado en 961. Se encargó de dirigir las obras del pabellón central de Medina Azahara, y de parte de la Mezquita de Córdoba.


Al oeste de la Casa de Ya`far, encontramos las viviendas de la alberca, su fecha de construcción es desconocida, aunque segun los elementos artisticos y arqueológicos, se construyó en fecha temprana.


Terminando nuestro recorrido por Medina Azahara, al norte de las viviendas de la alberca, encontraremos el Patio de los Pilares, un espacio que se organiza en función de galerias abiertas adinteladas y sustentadas por sus pilares cuadrados, alrededor de dicho patio.


En el punto mas elevado de la Medina está la Casa Real, que era la residencia oficial del califa. Desde allí podía ver toda Medina Azahara y el Valle del Guadalquivir.

Despues de nuestro recorrido, que duró aprocimadamente 3 horas, nos dirigimos hacia Cordoba. Al llegar, aparcamos en un parking público y nos fuimos por sus callecitas en busca de nuestro hotel.
El elegido fue el Hotel Gonzalez, por su ubicación en el corazón de la judería, cerca de la Mezquita. Se trata de un hotel instalado en un palacete restaurado del siglo XVI, donde vivieron los descendientes del pintor cordobes Julio Romero de Torres.


Dejamos nuestras cosas en el hotel, y nos fuimos a visitar Cordoba. Nuestra primera parada era el Alcazar de los Reyes Católicos, así que pusimos rumbo hacia allí. Al llegar vimos un cartel en la puerta que indicaba que estaba cerrado, vimos el horario del día siguiente, y que la entrada era gratuita, así que lo dejamos para el domingo.


Volvimos nuestros pasos hacia la puerta del Puente romano, justo al lado del Arco, encontramos el Triunfo de San Rafael.


Continuamos nuestro camino, pasando por fuera de la Mezquita, más tarde accederiamos a su interior, y nos dirigimos por la judería hacia la Sinagoga y el Zoco.


La Sinagoga de Córdoba se encuentra dentro del barrio de la judería, en la misma calle donde está emplaza, podemos encontrar una estatua en honor a Maimonides, que fue el filósofo, médico, rabino y teólogo más celebre de la Edad Media.


Accedimos al interior de la Sinagoga, pequeña, pero con un gran valor y una gran importancia desde el punto de vista artistico, social, politico e historico.


Salimos de la Sinagoga, y nos encontramos con el Zoco, con una entrada estrecha, desemboca en un patio precioso decorado con muchas plantas, un rincon con mucha paz.



Volvimos hacia la Mezquita, para poder ver su interior, y en nuestro camino le dije a mis acompañantes: "he encontrado un atajo", curiosa inscripción en la pared que precede a una estrechísima calle de Córdoba.


Llegamos a la Mezquita, compramos las entradas y accedimos a su interior. Estuvimos un buen rato admirando la Mezquita-Catedral, con esa cantidad de columnas y arcos. Un pintor plasmaba su arte en un lienzo, mientras un rosetón con vidrieras de colores debaja entrar la luz.

Salimos de la Mezquita, y nos dirigimos hacia la Calleja de las Flores, quizá uno de los rinconcitos que mas me gusta de Cordoba, cuando llegamos había un grupo de chinos, que tardaron 5 minutos en irse, y dejarnos el rinconcito para nosotros solos.


Despues de esta visita, nos fuimos al hotel, para darnos una buena ducha, descansar unos minutos y prepararnos para salir a cenar. El sitio elegido fue Casa El Rubio, al lado de la Muralla de la Puerta de Almodovar. Pedimos chorizo, croquetas, flamenquín y salmorejo. Estaba todo buenísimo. Muy recomendable, y muy bien de precio.


Tras la cena, nos cogimos la camara y nos fuimos a ver la maravillosa ciudad de noche, toda iluminada, y tras la fotografía a descansar al hotel, que habíamos tenido un día muy movido, como viene siendo habitual en nuestros viajes.


4 de Septiembre de 2011

Nos levantamos temprano, hicimos el check out, y desayunamos en el bar que hay enfrente del hotel, el desayuno se paga junto con la habitación, solo que se sirve allí, ya que el hotel no dispone ni de bar ni de restaurante.


Llevamos nuestras maletas hasta el coche, y desde allí fuimos a visitar otra parte de Cordoba. En este caso comenzamos por la Plaza de los Capuchinos, donde encontramos el Convento de los Capuchinos y la Iglesia de los Dolores. En el centro de la Plaza se erigió el famoso Cristo de los Faroles.

Antes de marcharnos de la plaza, encontramos un hombre, Rafael de Cordoba, que nos estuvo contando particularidades del Cristo, como que era el único que tenía las piernas cruzadas en la crucificción, y ademas, nos hizo saber que tenía un Blog titulado Rafael de Cordoba en el Camino, donde cuenta su experiencia en El Camino de Santiago. Gracias por tu charla tan interesante Rafael.


Nuestros pasos se dirigieron a la Plaza del Conde de Priego, donde encontramos el Monumento a Manolete, y el Convento de Santa Isabel de los Angeles.


Seguimos por la Calle de Santa Isabel, me encanta caminar por Córdoba y admirar las fachadas de sus casas y de las tiendas, encuentras detalles que te sorprenden.



Llegamos al Ayuntamiento de Córdoba que se encuentra en la calle de los Capitulares, nos encontramos la Iglesia a San Pablo, que estaba cerrada.


Al lado del Ayto, hay unas columnas romanas, y justo enfrente un pequeño bar, El Despachito, donde nos tomamos unas cañas con un mollete con jamón serrano.


Con la barriga otra vez llena, seguimos hacia la Plaza de la Corredera, allí nos encontramos una plaza con muchas similitudes a la Plaza Mayor de Madrid y a la de Salamanca.


Pusimos rumbo a nuestra ultima visita, el Alcazar de los Reyes Cristianos.
Es un edificio de caracter Militar, que se mandó construir sobre otra construcción anterior, el Alcazar Andalusí. En su interior podemos encontrar sus 4 torres: Paloma, Leones, Homenaje e Inquisición.


Ademas, encontramos el Salon de los Mosaicos.


Y los Jardines del Alcázar.


Tras nuestra visita, ya era hora de comer, y volver a casa, así que nos fuimos hacia la Mezquita, para comer en una bodeguita muy cercana a la Calleja de las Flores, Las Comedias 101 Tapas. la comida elegida fueron tapas (paella, gazpacho, salmorejo, flamenquín y tortilla con salmorejo) y rabo de toro. Toda la comida exquisita.


Con esta comida se acababa nuestra escapada a Córdoba, así que nos fuimos al parking y volvimos a casa, con el recuerdo de una ciudad preciosa, con mucha historia, y que seguro volveremos a visitar.


7 comentarios:

Caliope dijo...

Otro magnífico diario para este estupendo blog. Gracias por compartir tu viaje, tengo pendiente Medina Azahara y viendo las fotos me dan más ganas todavía de ir. Las fotos son preciosas, enhorabuena también para el fotógrafo.
Un besito guapa!!
PD: Qué ganas tengo de leer y ver la crónica y las fotos marroquinas ;)

Mafi dijo...

Muchas gracias guapa, Medina Azahara te encantará, a mi me gustó mucho, y el fotógrafo es maravilloso, hace que mis relatos queden muy bonitos. Muchas gracias de nuevo.

PD: La escapada marroquí espero que la semana que viene ya esté publicada jejeje. Que ganas!!!!

Kika Pereira dijo...

Realmente Maravilloso !!!Me encantó tu relato y las fotos!!! Ya tengo apuntado Córdoba... Ahh y la foto q estas en la silla me gusta mucho...
bstos

Mafi dijo...

Muchas gracias Kika, me alegro que te haya gustado el relato. Estoy segura que si vas, vendrás maravillada, es una ciudad muy bonita, y con muchas cosas que ver..., y se come de lujo, cuando vayas no dejes de probar el Salmorejo, el rabo de toro y los flamenquines, riquisimos.
Un beso

Isaco13 dijo...

Espectacular visita y espectacular tu relato como siempre. Córdoba es una ciudad que me encanta, creo que tiene un encanto especial que supera a muchas otras de Andalucía. Espero volver pronto a callejear y a cañear por supuesto. Un besote guapa

Grace dijo...

Que te voy a decir yo si mi sangre es cordobesa 100%! Enhorabuena por tu diario!

Pierre dijo...

Que gran ciudad para visitar es Córdoba. Estaba buscando información porque vamos a hacer una escapada dentro de poco y he dado con tu blog. Muy buena entrada. Saludos!

Publicar un comentario

Deja tus comentarios